Escribo para aligerar. A veces escribo compulsivamente, divirtiéndome, desahogándome, por incordiar. Pero en algunas ocasiones me pongo serio y solemne, como esos seres que quieren cambiar el mundo.

3 posts categorized "Ciencia"

10/07/2015 9:09:15

El juicio del Dios de Ayhllón

image from http://s3.amazonaws.com/hires.aviary.com/k/mr6i2hifk4wxt1dp/15071001/5f12f52d-a4fc-40fc-ad7d-280af571eced.png
Mercy Flores, Rosario Ríos y Dinora Cañénguez como Tola, Lupe y Pepa en Las Partículas de Dios. / Foto de René Figueroa por cortesía Mobydick Teatro.

El chiste es la célula funcional de la comedia teatral y en su esencia se juega el género. El chiste, decía Sigmund Freud, es “un juicio que juega”, es decir, una crítica lúdica, una “provocación consciente y hábil del humor, sea este la intuición [lo que entendemos] o de la situación [lo que vemos]” que busca, como toda sugerencia freudiana, el placer puro entre las pulsiones de la existencia –eros y tánatos, vida y muerte– en las que transcurre nuestra psique. La risa es la respuesta-reflejo –psicosomática– ante los elementos constitutivos del chiste, que son invariablemente, y desde siempre, el sexo, la violencia, los temores, las aversiones, las situaciones imposibles o las escenas chocantes. Estos mismos elementos los identificó Freud también en los sueños, por eso abordó el chiste y los sueños –ambos mecanismos catárticos del placer– en un mismo tratado en el que reseña que, además, ambos necesitan de la espontaneidad y de la sorpresa para su remate. Pero también hay matices: a diferencia del sueño, el chiste es un placer social que necesita de la comunicación para que nos produzca placer, y es esto lo que hace al chiste una herramienta natural para la dramaturgia –y otras artes– cuando trafica con mensajes que solo son bien recibidos gracias a la mediación del placer. En su Poética, Aristóteles dejó dicho que “la comedia tiende a representar a los hombres como peores, y la tragedia como mejores, de lo que son en la vida real”, así, la comedia es capaz de ponernos frente a lo peor de lo humano sin que nos resistamos demasiado porque nos reímos, creemos, de ‘los otros’; en cambio, las tragedias nos ponen frente lo peor que –creemos– hacen ‘los otros’, pero nos ofrece en recompensa revelarnos idílicamente lo heroico que –creemos que– somos.

A pesar de que a nadie le gusta sentirse juzgado, a todos nos gusta reírnos. Con Las partículas de Dios, Luis Ayhllón ejerce el arte de abofetearnos a chistazos con una chocante pieza dramatúrgica que llevada a las tablas por Mobydick Teatro consigue eso que según Freud consigue el chiste: juzgarnos jugando.

Continuar leyendo "El juicio del Dios de Ayhllón" »

14/01/2015 19:07:44

No se deje estafar: la homosexualidad no se cura (la homofobia sí)

La homosexualidad no se cura porque no es una enfermedad. Este es un hecho científico que cualquier psicólogo, psiquiátra o médico que se toma en serio la ciencia y la ética puede corroborarlo. Otra cosa son las creencias que cualquier psicólogo, psiquiatra o médico pueda tener y qué tan fanático y fundamentalista sea en esas creencias. Pero la ciencia ha sido clara, lo demás es esa famosa ceguera de la fe. La hososexualidad no es una enfermedad, ni de la psique, ni endocrinológica, ni consecuencia de consumir demasiado pollo, ni de ningún otra perversa fantasía que se le pueda pasa por la cabeza a algún desesperado por hacer valer su homofobia. Tampoco es una posesión demoniaca, ni un delito.

Escribo esta advertencia porque hoy vi anunciada en las redes sociales esta caricaturezca estafa, que sin duda es una broma, pero que sirve para hablar del tema, porque a veces la broma va en serio:

IMG_1889

No dudo de que muchos serían víctimas de la estafa precisamente porque ya son víctimas de la homofobia y de la ignorancia. Generalmente son padres bien intencionados que le han creído al cura o al pastor o al vecino o a sus propios seres queridos que su hijo o hija arderá en el infierno por su homosexualidad, pero que, por un módico precio, eso se puede curar. Nunca se deje estafar. 

Continuar leyendo "No se deje estafar: la homosexualidad no se cura (la homofobia sí)" »

30/12/2014 17:48:22

10 sitios en que perdí mi tiempo durante 2014 (o La procrastinación ilustrada)

image from http://s3.amazonaws.com/hires.aviary.com/k/mr6i2hifk4wxt1dp/14123120/eccfa928-3f47-40b9-a3c0-08effc539f49.png
Internet trajo consigo la era de la procrastinación ilustrada, ese (mal)hábito de perder el tiempo consumiendo contenidos que no tiene relación alguna con lo que debemos hacer. Para ser precisos con el lenguaje, procrastinar (del latín procrastinare) no se define como perder el tiempo, sino como diferir o aplazar un tarea. Y, en esta ocasión, el diccionario ejerce justicia porque el hecho de que aplacemos una tarea laboral, académica, familiar o personal no necesariamente significa que perdamos el tiempo, que no ganamos nada, por ejemplo, conocimiento, o, en el más vulgar de los casos, cultura general.

Me propuse una última procrastinación en este 2014 con el objetivo de compartir los sitios que me hicieron perder el tiempo ganando algún conocimiento, alguno más útil que otro, y le invito a usted a evaluar cuánto del tiempo usado para procrastinar fue perdido o no, y, si le quedan tiempo libre, también comparta sus propias procrastinaciones culposas…

Continuar leyendo "10 sitios en que perdí mi tiempo durante 2014 (o La procrastinación ilustrada)" »