Escribo para aligerar. A veces escribo compulsivamente, divirtiéndome, desahogándome, por incordiar. Pero en algunas ocasiones me pongo serio y solemne, como esos seres que quieren cambiar el mundo.

« Día dos y tres en la FIL: Jornadas de vértigo con Rushdie, Goldman, Anderson, Herbert y Franzen | Inicio | Managua a 70º CAC: punto de ebullición literaria »

21/05/2016 15:12:53

Lo que Centroamérica cuenta cuando es el turno de los escritores

image from https://s3.amazonaws.com/feather-client-files-aviary-prod-us-east-1/2016-05-21/5c918444f0204253af141c406a904dda.png
Narradores y narradoras del mundo a la orillas del Lago de Managua en una de las hermosas imágenes del maestro Daniel Mordzinski, el fotógrafo de Centroamérica Cuenta. Imagen de la edición 2015.

“Se habla muy mal del periodismo cultural, que ha venido en retroceso y que se le da poco espacio, pero yo digo que probemos a darle carne al periodismo cultural. Hay que darle pretextos al periodismo cultural”, me dijo Sergio Ramírez cuando estuvo en El Salvador a inicios de abril para presentar Sara, su nueva novela, y para presentar la cuarta edición de Centroamérica Cuenta, el encuentro literario más importante que tiene la región y uno de los más importantes en Iberoamérica desde 2012. Pero en estos países tan sobrepasados por las urgencias, lo importante suena poco.

Sergio Ramírez se inventó Centroamérica Cuenta hace unos cinco o seis años luego de tres décadas recorriendo el mundo convocado por ese tipo de encuentros en otras regiones, y lo que a unos sólo nos da envidia a Sergio Ramírez le dio hambre, un hambre generosa, porque quiso que nos diera hambre a todos... y se hizo la carne: “Me pareció que Centroamérica no tenía por qué tener una marca provinciana, y que debíamos estar insertados en el mundo de la cultura como debe ser. Debemos vernos como somos en la cultura y enseñar cómo somos hacia afuera, y debemos escuchar las voces que están sobresaliendo ahí afuera”. Y hay carne para todos, hasta para los vegetarianos.

Pues les cuento, este 23 de mayo aterrizan en Managua más de setenta escritores, junto con humanistas, cronistas y cineastas que llegan a Nicaragua desde Alemania, Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Francia, Haití, Guatemala, Honduras, España, México, Perú, Panamá y Venezuela. Llegan para hablar sobre literatura, cine, fotografía, ilustración, música, gastronomía, historia, memoria, cultura en su sentido más pletórico abordado desde las artes, la academia, la ciencia y el periodismo. Serán seis días con un programa nutrido para las hambres más variadas. Además, la cita, que se nombró “La memoria que nos une”, está dedicada a los aniversarios centenarios luctuosos de Rubén Darío (100) y Miguel de Cervantes (400).

image from https://s3.amazonaws.com/feather-client-files-aviary-prod-us-east-1/2016-05-21/4ba50954b6a349538afeff2cff342fb9.png
Sergio Ramírez y el poeta Ernesto Cardenal, a quién le fue dedicada la edición 2015 de Centroamérica Cuenta. Esta foto cuenta las virtudes de este festival: el abrazo de las palabras que nos han querido dar sentido. En la escena, de 2015, aparecen el novelista Sergio Ramírez y el poeta Ernesto Cardenal, ambos nicaragüenses, ambos revolucionarios, ambos centroamericanos, ambos escritores que se prestaron a la política y que llegaron a la disidencia por la vía de la decencia para regresar a la literatura con el alma incólume para relatarnos sus historias que son las nuestras. Eso es la literatura, ese abrazo que nos incluye. / Imagen de Mejía & Bendaña Fotografía.

 

* * *

A mediados de mayo, el escritor Miguel Huezo Mixco compartió en su muro de Facebook una entrevista con el chileno Alberto Fuguet y encabezó la publicación con un agridulce comentario: “Los productos culturales más vendidos provienen de historias de violaciones, crímenes, atracos y conspiraciones de mafias”. Aunque el comentario encierra una síntesis reflexiva sobre el contenido de la picante entrevista con Fuguet también lanza una advertencia sobre los hábitos de consumo cultural de nuestro tiempo, una advertencia que se quedó resonando en mí y que ahora yo extremo: somos un rebaño de consumistas que rumiamos la violencia que vivimos: la consumimos en la literatura y el periodismo que leemos; en el cine, las series y las telenovelas que vemos; en la música que bailamos, cantamos y que, a veces, escuchamos. Si somos cultos, somos cultos en violencia, aspiramos a la erudición de la violencia, a conocer los detalles de la muerte, la minucia ritual de las violaciones, los diferentes tonos que tiene el color de la sangre y su variante en el olor de su descomposición; el sonido preciso de los golpes y las notas exactas que alcanzan los gritos. Nos obsesiona el amor de los violentos, su lenguaje, su léxico, su semiótica; su forma de permanecer, su origen y destino. Y para salud de nuestra obsesión tenemos la suerte de vivir aquí, en la violencia. Con eso contamos. Y quizá por eso, eso es lo único que creemos que vale la pena contarnos.

Ahora Centroamérica Cuenta trae a Managua a una bandada de hombres y mujeres que quieren y saben contar el cuento más amplio, que saben contar no solo la realidad, sino también la vida y sus rincones más sorprendentes, más conmovedores, más esperanzadores, sin dejar de lado los más espeluznantes.

Algunos de los filetes servidos serán un taller literario sobre el miedo, con Santiago Roncagliolo y un taller de crónica periodística para hacer visible lo invisible, impartido por Alberto Salcedo Ramos. También aprenderemos sobre El retrato como argumento fotográfico en un taller que imparte el fotógrafo de los escritores, Daniel Mordzinski. También se discutirá sobre las Artes y políticas de la memoria en Centroamérica: recordar el pasado para imaginar otro futuro, y yo conduciré una conversación sobre La ficción contemporánea y la deconstrucción del olvido, mientras Miguel Huezo Mixco indaga entre los escritores de la Novela Negra centroamericana. También va el salvadoreño Manlio Argueta, y el aporte periodístico-digital de El Faro lo pondrá José Luis Sanz. Estos, repito, son solo algunos de los contenidos de este encuentro. 

Pues bien, yo aterrizo el lunes en este cuento y desde allá trataré de contar lo que oiga y vea lo más a menudo que pueda. Pueden seguir el evento en Facebook, en Twitter, o en www.centroamericacuenta.com, y descargargue el programa para estar pendiente de las transmisiones en vivo por las redes sociales. No se pierda este turno, para enterarse de la historia completa.

Dejo aquí la invitación y los detalles que da Sergio Ramírez sobre el Centroamérica cuenta, su origen, presente y futuro.

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario