Escribo para aligerar. A veces escribo compulsivamente, divirtiéndome, desahogándome, por incordiar. Pero en algunas ocasiones me pongo serio y solemne, como esos seres que quieren cambiar el mundo.

« Cinco adjetivos para el impuesto a las telecomunicaciones | Inicio | Malacrianza, en la frontera entre el cine pobre y el pobre cine »

10/10/2015 18:02:42

La CICIG, la CICIES y otras obsesiones ciudadanas

Cicig Cicies.001

Todos hemos visto cuando un perro corre mientras ladra obsesionado tratando de agarrar entre sus dientes la llanta de un carro que pasó a su lado ¿Qué pasa cuando ese carro se detiene al alcance del perro? ¿Qué hace el perro? ¿Qué es lo que quería el perro? Para obtener las respuestas a mis absurdas preguntas habría que preguntarle al perro sobre su obsesión y, claro está, el perro no respondería nada que podamos comprender.

Esta fabulación solo pretende acercarnos a las obsesiones que también los humanos tenemos, y puntualmente esas obsesiones ciudadanas que durante los últimos meses se han instalado en las redes sociales de internet, en las tertulias periodísticas de la radio y televisión y, eventualmente, en algunos espacios urbanos: parecemos obsesionados con que El Salvador tenga una CICIES, es decir una una Comisión Internacional Contra la Impunidad en El Salvador.

Como bien sabrá mi bien informada audiencia, la inspiración de la deseada CICIES es la existente CICIG, es decir, la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala. La obsesión empezó cuando una serie de investigaciones de la CICIG derivaron en denuncias judiciales por corrupción contra la cúpula del gobierno guatemalteco que fue renunciando poco a poco: directores, diputados, ministros, secretarios, vicepresidenta y presidente están enfrentando juicios históricos.

Ni las renuncias ni los juicios sucedieron por llana emanación institucional, fueron impulsadas con inusitada fuerza por un movimiento ciudadano real que llegó a estar en las calles y plazas de toda Guatemala durante más de 20 semanas y cada vez con más gente real decidida a terminar este capítulo histórico con un gobierno derrocado por sus propios abusos.

La historia es envidiable para cualquier ciudadanía en el mundo, pero bien dicen que los vecinos somos los más envidiosos ¿Cómo que estos que viven en el mismo barrio y al lado tienen una TV con pantalla de 78’’, súper HD, surround y yo no? Entonces, nos hemos obsesionado con tener una CICIES. Pero ¿qué parte de la ciudadanía que la quiere tiene la claridad suficiente para saber que eso es lo que realmente quiere?

Lo malo de las obsesiones es que le provocan sordera a la racionalidad y, entonces, quien nos contraría se vuelve instintivamente un enemigo, y ya se sabe que los enemigos no son los mejores dialogantes. También se sabe que la falta de diálogo provoca radicalidad y atrincheramiento, un juicio mutuo tan urgido como injusto que se manifiesta con un fuego cruzado de mensajes cargados de descalificaciones y con pobreza argumentativa.

Por ejemplo, cuando la Anep lanza el falaz mensaje de que es urgente una CICIES porque la corrupción ha alcanzado su mayor cota durante los gobiernos del Fmln, personeros del partido de gobierno responden con mensajes igual de falaces diciendo que la CICIG no ha parado el narcotráfico, la guerra interna, ni la corrupción en Guatemala. Cuando Arena muestra indignación por la impunidad ante la corrupción, el gobierno responde con una lista de casos de funcionarios areneros involucrados en casos de corrupción ya judicializados. Cuando la oposición dice que la CICIG restaura la institucionalidad, el gobierno dice que las instituciones estatales salvadoreñas funcionan perfectamente, al contrario de las guatemaltecas. Cuando los empresarios dicen que una entidad multinacional garantiza credibilidad y recursos, el gobierno dice que es una injerencia extranjera y un atentado contra la soberanía. Todas medias verdades, información manipulada a conveniencia de cada emisor con deshonestas intenciones.

En Guatemala, la CICIG empezó a funcionar hace ocho años –en 2007–, para investigar casos de impunidad relacionados con la guerra y organizaciones delictivas, y ha sido en 2015 que ha demostrado la contundencia y relevancia que nos tienen babeando. Pero el retrato institucional estaría incompleto si no entran al encuadre el Ministerio Público –equivalente a nuestra Fiscalía General– y el Poder Judicial. Y para la foto ciudadana, protagonizada por los movimientos #RenunciaYA y #JusticiaYA, hay que admitir a protagonistas incómodos como la Cacif (equivalente a la Anep), que al igual que en El Salvador, tiene una decisiva incidencia política defendiendo la visión más radical de la derecha económica del país, porque sin su tardío apoyo quizá los resultados no serían los que acapararon portadas en el mundo entero.

La CICIG es una institución compleja en una sociedad única, como son todas las sociedades, y al escuchar hablar de la CICIES a los políticos locales –de uno y otro lado– me convenzo de que falta mucho conocimiento y argumentos técnicos tanto para exigirla como para negarla. Lo cierto es que hay muchas instituciones a las que podemos exigir que desde ya hagan su trabajo, porque, contrario a lo que afirma el gobierno de turno, la institucionalidad en este país no funciona como debería ¿Qué podría hacer una CICIES sin una Fiscalía General profesional, efectiva y apartidaria? ¿Qué podría cambiar sin un poder judicial eficaz y eficiente? ¿Qué podría conseguir una CICIES, una Fiscalía y un poder judicial sin un contundente apoyo ciudadano? ¿Qué tendría que pasar para que la clase empresarial salvadoreña comparta objetivos ciudadanos sin querer imponer sus intereses? ¿Cómo neutralizar el oportunismo de los partidos políticos? ¿Cómo conseguir que la ingenuidad, la inexperiencia y las buenas intenciones de colectivos ciudadanos no sean instrumentalizados? Sé que esta parece una versión actualizada del la paradoja orginaria del huevo y la gallina, pero hay mucho que pensar para saber qué pedir. Todo puede llegar, todo puede ser válido, pero todo tiene un momento, y la duda es siempre un buen método para depurar el pensamiento colectivo, recordemos aquello que dicen que dijo Walter Lippmann: “donde todos piensan igual, nadie piensa mucho.”

Y, por supuesto, no soy yo el que dirá si una CICIES es la solución para el grave problema de la corrupción y la impunidad en El Salvador, aunque reconozco que el concepto es tentador y, por sobre todo, esperanzador, y este país está urgido de esperanzas. Lo que sí puedo decir es que si la única consigna de reivindicación ciudadana es #YoQuieroCICIES corremos el riesgo de convertirnos en ese perro que corre obsesionado tras las llantas de un carro.


PD: Lo único que pido es que descartemos una CICISV: es impunemente impronunciable.

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

Excelente articulo. Son hondureño y al igual que el salvadoreño estoy harto de ver que cada 4 años ,los politicos se pasan el hueso que el gobierno les provee. En mi pais se ha movilizado un grupo llamado indignados. Siendo estos , creados y financiados por politicos de oposicion. Para atacar al gobierno. Y reforzado por campañas mediaticas de los medios de prensa cuyos dueños tambien forman parte de la oposicion. Estos indignados piden se instale una comision similar a la guatemalteca.
Pero con el unico objetivo de investigar , acusar, condenar y por ultimo remover del poder al actual presidente.
El pais esta polarizado . La division , el odio y la intolerancia estan a flor de piel entre los mismos compatriotas. Familias enteras estan divididas por todo esto.
Unos , la oposicion es liderada por un expresidente que fue removido de su cargo , acusado de desobedecer un decreto del congreso ante un proyecto de ley qud pretendia perpetuarlo en el poder de forma indefinida. El congreso con la ayuda del poder militar , removio de su cargo y expulso a ese expresidente. Tambien ese expresidente , es acusado de desaparecer cerca de 10 mil millones de dolares del pueblo durante su mandato. El lider de la oposicion politica y mayor acusador contra la corrupcion es un corrupto reconocido . Y es uno de los que apoya la cicih .
El regreso al pais de ese expresidente fue avalado por el gobierno y le dio una especie de amnistia politica para que pudiera regresar al pais y los organismos internacionales como la o.n.u. devolvieran el apoyo a Honduras y por ende el apoyo economico regresaria.

Pues el comentario del amigo catracho ilustra muy bien la hipocresia de la derecha corrupta. Mientras estan en le poder Robando, no quieren saber nada de comisiones. Nomas lo pierden, es necesaria. Dentro de unos anios, en Honduras ganafa un partido de izquierda. Y estos amigos clamaran al cielo por la tal comision. Aqui, hace una decada, hubiese sido una lesiva accion contra el nacionalismo. Si, se ha requerido siempre una comision de esta naturaleza, dada la, incapacidad de estos paises de frenar la corrupcion, pero es indignante ver a los corruptos de antesen sus devaneos de honestidad, apropiarse de nobles banderas, solo para al final, corrompertas tambien.

Esa amnistia que recibio ese expresidente fue avalado por el gobierno socialista de Hugo Chavez fallecido presidente de venezuela. Pero le hicieron creer al pueblo,que la o.e.a. respaldaba esa amnistia respaldada por un acuerdo firmado por el gobierno anterior y chavez. Ese acuerdo concedia el perdon a los funcionarios de ese gobierno por los delitos politicos ,y en ese mismo acuerdo se escudan los corruptos cada vez que la justicia les pide rendir cuentas sobre los malos manejos del dinero del pueblo.
Haciendo imposible judicializar los casos de esos corruptos que ahora , piden que se olvide esos malos manejos y condenan los malos manejos y actos de corrupcion de la administracion actual. Eso en represalia por querer llevarlos ante la justicia.
La cici es muy necesaria en nuestros paises donde la corrupcion y la impunidad son parte de la genetica de los politicos. Pero esta comision no logra su proposito cuando es manipulada por politicos para favorecer a un partido politico determinado.
Cuando lo que se busca con una comision internacional contra la corrupcion y la impunidad es acabar contra la corrupcion. Muchos creen que destruyendo los partidos politicos la corrupcion se acabaria. Eso no es verdad. La corrupcion es de hombres y mujeres. Y no de partidos politicos. Creo que la union del pueblo ; en una sola mision, acabar contra la corrupcion y la impunidad , como unico objetivo es la clave para extirpar este mal que hunde en la pobreza a nuestros pueblos.

VECINO y guaracha, gracias por la conversación. Ustedes dan en el punto clave, que la corrupción no se elimina solamente con una institución sino con una ciudadanía exigente, y para conseguirla hace falta que se provea de mucha información y debate con ideas y argumentos. Los funcionarios y políticos –de izquierda o de derecha– nunca argumentan técnicamente, sus obsesiones son electorales y así no se podrá nunca llegar a un cambio real a través de ellos, es la ciudadanía la que debe trascender.

Si es necesario por tanta impunidad ya que la corrupcion no para en El Salvador. Los diputados se les debe fiscalizar todos sus gastos y justificar por ejemplo porque si el Sr. Medardo Gonzalez no llega a trabajar y encima de todo tiene asesores. Aclaro que no soy tricolor.

Si no se fortalece la institucionalidad nacional, de nada sirve que se formen y vengan comisiones investigadoras. Ya tuvimos el ejemplo de la Comisión de la Verdad; que a pesar de haber investigado y publicado la verdad, no sirvió de nada debido a que las instituciones llamadas a aplicar la ley se hicieron los desentendidos. Mirenos hoy, 23 años después, lamiendo nuestras heridas y evitando que el vecino nos la llene con sal y limón.

Una propuesta que me pareción interesante de apoyar, es la que expresó Juan José Martell en una entrevista: pidamos una Comisión Internacional que investigue la corrupción prescrita con la finalidad de juzgar moralmente a los corruptos del pasado. Resolvería cuando menos la parte de cerrar heridas gracias a conocer la verdad.
Los casos presentes y futuros, deben ser tratados por las instituciones nacionales empoderadas a través de un pueblo que revisa, exige, opina y propone sin pasionalismos, mercantilismos ni fanatismos ideológicos.

la CICIG apoya al Ministerio Público en la investigación criminal en aquellos casos de alto impacto; al igual que las dudas de muchos, la CICIG tuvo un antecedente (la CICIACS -Comisión de Investigación de Cuerpos Ilegales y Aparatos Clandestinos de Seguridad) que causó pánico entre muchos ciudadanos -políticos, juristas, intelectuales, estudiantes, ciudadanos de a pié acostumbrados al dejar hacer, dejar pasar, asi son las cosas acá, porque siempre se ha hecho así...pero...hasta que se llegó a un concepto que calmó esas dudas, al concepto actual de CICIG que sin el decidido apoyo de la comunidad internacional -desde la ONU y no de la OEA- ha rendido sus frutos para bien de Guatemala, GRACIAS a la efectiva labor del comisionado IVAN VELASQUEZ y su par la Fiscal General Thelma Aldana, que demostraron al mundo que los tienen bien puestos. Las manifestaciones populares que iniciaron el 16 de abril no hubiesen existido sin esa formula mágica IVAN-THELMA, por lo que la simple existencia de una entidad no es sinónimo de resolución a esas cosas que por años nos ha tenido acostumbrados la política y políticos tradicionales, las esferas paralelas de poder que han cooptado al aparato gubernamental en detrimento del bienestar de las mayorías, propiciando la corrupción y la impunidad...se necesitó de esa formula mágica en Guatemala para iniciar el cambio que ahora los ciudadanos de a pié nos atrevemos a exigir...sin distingo ideólogico (izquierda o derecha), sin distingo de clase social.

No hace falta. Sería una pérdida de tiempo que desgastaría el gobierno. Ya lo dijo Rodrigo Ávila.

Ademas de la formula magica ivan thelma,en guatemala no permitimos a ningun politico de esos q se adueñan de las manifestaciones acariando agua a su molino.fueron manifestaciones espontaneas y sin sesgos politicos.siempre quisimos ser diferentes a todos esos acaereados q asta les pagan el aluerzo,y dejan los lugares por donde pasan peor q chiqueros,nosotros asta bolsas para basura llevabamos,esa fue la diferencia en cuanto a otro tipo de protesta.

No estoy de acuerdo con tu negativa a crear una institución como la CICIES aquí. Por los casos que se han mostrado ultimamente, como los diputados enriqueciendose, Francisco Flores perdiendo $10,000,000.00 o más, sin encontrar responsables, o que la misma policia este infiltrada y no se pueda depurar por la falta de voluntad del alto mando, es un ejemplo de eventos a los que la Fiscalia no quiere tocar. Podemos ver que hay personas, como los 4 fantasticos de la Sala de lo Constitucional, que toman decisiones que favorecen (o que parecen, al menos)a la población y que nos protege de los malevolos partidos políticos, que buscan nada más que proteger sus intereses. Tenemos una democracia muy joven, y por lo tanto, muy facil de ser vulnerada por actores políticos que actuan a su beneficio. Si el monopolio de investigaciones a nivel nacional lo mantendria la Fiscalia General de la Republica, una CICIES crearia presión internacional sobre el mismo Ministerio Público para que investigue casos de corrupción sonados, y que no pierda documentos, como en el caso de Francisco Flores, o que no actue a pesar de pruebas, como el caso de Sigfrido Reyes y su compra a terrenos en el ISPFA a un menor precio, con privilegios claros a todas luces, sin que nadie lo investigue. En vista de que el FMLN se pronuncie, en los ultimos días, a mantener a Luis Martinez como el Fiscal General, nos evidencia los oscuros pactos políticos que pueden tener los partidos y que tienen cosas ocultas. Necesitamos una CICIES, pues decir que los partidos políticos, los que realmente manejan el futuro del paíis, se transparentaran o mejoraran en algún momento es totalmente útopico. Funciono en Guatemala, puede funcionar aquí.

Está bien esto de la transparencia, lo único que me llama la atención es que cada vez en estos dos últimos gobiernos se ha potenciado la transparencia, el Instituto de Acceso a la Información Pública, las OIR, más puertas abiertas, pero de esto no se habló años atrás,no se exigió, nadie se pronunció, ningún caso fue denunciado en fiscalìa (ahora hay 152 casos ahí dormiditos) mientras la danza de millones alcanzaba cifras escandalosas, abominables y obscenas y nuevos ricos surgieron, el narcotràfico se enquistó lo mismo que el negocio de la delincuencia y el crimen, por qué ahora cuestionar y cuestionar y no antes........me parece que te deberías auxiliar de un historiador para ver desde cuando vienen estas cuentas bancarias nacionales e internacionales sucias, malolientes, descaradas, malsanas, mientras en el país cuando hay un fenómeno natural (mal dicen cuando hablan de desastre natural) causa un inmenso desastre social, porque la gente aún no tiene casas bien construidas, vive aún en las riberas de los ríos, si es que a eso se le puede llamar vivienda, vive enferma, sin trabajo ni educación, subsistiendo con menos de un dolar al día, si contásemos esa cantidad de dinero histórica que se les debe, alcanzaría para solventar la miseria (que no pobreza) de Honduras y Guatemala.

Necesitamos una cicies pero que vea tambien los casos que estan por prescribir como el caso de la gatillera hoy di-puta-da ana vilma de escobar, el negro paco flores viviendo hoy en suecia y muchos otros.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario