Escribo para aligerar. A veces escribo compulsivamente, divirtiéndome, desahogándome, por incordiar. Pero en algunas ocasiones me pongo serio y solemne, como esos seres que quieren cambiar el mundo.

« Julio Olivo y el agravante de la poesía | Inicio | El juicio del Dios de Ayhllón »

09/06/2015 19:07:35

El santo patrono de los ateos

Que no haya dioses es un dios también.
FERNANDO PESSOA

Fue hace uno o dos años que leí por primera vez la frase "el santo patrono de los ateos" para referirse a Óscar Arnulfo Romero; no recuerdo la identidad, ni el tono, ni el exacto contexto de quien la pronunció, solo sé que buscaba evidenciar la contradicción en la que caemos quienes nos manifestamos no-creyentes (en obras y omisiones) y que a la vez "veneramos" la figura de Óscar Arnulfo Romero. No sabría decir ahora si entonces era una burla (sospecho que sí) o una exhibición de claridad aforística (sospecho que también). La frase me pareció ingeniosa y acertada, tanto que recurro a ella para compartir algunas escenas y algunas ideas que ilustran el efecto que la vida y obra de Óscar Arnulfo Romero ha producido en muchos ateos, no-creyentes y agnósticos.

image from http://s3.amazonaws.com/hires.aviary.com/k/mr6i2hifk4wxt1dp/15061001/7f448e16-a4c2-4621-b79c-a3b1d51b40c1.png
Collage de elaboración propia con detalles de fotos de Fred Ramos (EF), Óscar Machón (DEM) y de las cuentas de Instagram de @ayutux y @residentecalle13, el uso de sus imágenes no implica su ateísmo ni su comunión con mis ideas.
 

***
San Salvador, año 2015, 23 de mayo.

Las caras rojas y los cuerpos sudorosos eran lo evidente. Los cuerpos cansados eran la queja manifiesta que contrastaba con una sonrisa conmovida. Hablo de cinco periodistas de cinco países que estuvieron en San Salvador el sábado 23 de mayo de 2015, el día de la ceremonia de beatificación de Óscar Arnulfo Romero. Todos recorrieron caminando los cuatro kilómetros desde la Catedral de San Salvador hasta la Plaza del Salvador del Mundo, lugar donde fue aquella ceremonia que atendieron de pie al menos durante dos horas en medio de cientos de miles de feligreses devotos –algunos de siempre, alguno de súbito– del flamante beato.

La escena es ordinaria para periodistas que estaban en San Salvador en esa fecha para dar cobertura a ese acontecimiento. Pero esta escena es extraordinaria porque ninguno de estos periodistas estaba en el país con la obligación laboral de cubrir la ceremonia. Todos estaban en San Salvador por casualidad, como invitados del Foro Centroamericano de Periodismo, aunque un buen periodista nunca logra dejar en su casa el instinto de vivir la Historia. Además, ninguno es católico practicante, unos ni siquiera católicos. No son tampoco feligreses de ninguna fe, alguno se declara agnóstico, otro no creyente, otro detractor de las religiones y otro indiferente a las creencias religiosas. Lo fácil –aunque impreciso– es decir que eran “ateos”, así, entre comillas. Lo difícil es explicar sus caras rojas –por haber recibido el sol del mediodía–, sus cuerpos sudorosos y dolientes –por haber caminado cuatro kilómetros en una de las épocas más calurosas que ha tenido El Salvador en varias décadas–, y todo por haber hecho exactamente lo mismo que una montaña de feligreses movida por la fe.

Ninguno habló de la misa, ni del rito, ni del arzobispo olvidadizo, ni del cardenal empecinado, ni de los políticos oportunistas. Todos hablaron de una masa memoriosa que lucía su recuerdo de un Romero histórico, de una masa de creyentes que tuvo la felicidad de celebrar a su santo como lo recordaba, con autenticidad y fe clarividente, una masa que se sumó con su propia ceremonia incrustada en medio del esterilizado protocolo y de la ingrata desmemoria. El pueblo de Óscar Arnulfo Romero, tan adelante del Vaticano, tan lejos de la piedad, tan estoico que avergüenza, tan creyente que conmueve.

 

***
Perquín, Morazán, año 1992, junio.

El primer poema célebre que escribí se llamó "Monseñor Romero, morir de pie". No está incluído en los dos libros que publican mi poesía, ya no lo tengo y apenas lo recuerdo. Lo que nunca olvidé fue cuando, en 1992, lo leí desde una tarima en la plaza de Perquín, Morazán, durante el Primer Festival Juvenil de Invierno. Estuve ahí porque era un colegial de jesuitas que formaba parte de un grupo de música protestona y nos habían invitado a participar como uno de los abundantes teloneros de las bandas estelares. Nuestro performance habitual incluía lectura de mis poemas entre las canciones, y esa vez solo tocamos dos canciones y el poema elegido fue "Monseñor Romero, morir de pie". Como ya habíamos tocado la primera canción original y el público fue generoso, yo estaba confiado, y leí, con un reflector dirigido a mi cara cuya luz no me dejaba ver a un público silente y atento. Era un público compuesto de gente de los pueblos vecinos y extranjeros. Leí. Terminé de leer. Y vino el aplauso. Y siguió el aplauso. El aplauso era fuerte y sostenido. Y luego los gritos "¡Viva Monseñor Romero!", "¡Qué viva!", "¡Se siente, se siente, Romero está presente!". Pilorexión. El aplauso sostenido. Yo miré perplejo a mis compañeros y ellos me miraban perplejos a mí. No nos atrevíamos a interrumpir la algarabía con nuestra música, pero los productores nos hacían gestos enfadados para que tocáramos la última y nos bajáramos de la tarima que ya eran casi las 11 de la noche y faltaban las presentaciones importantes. Tocamos la última. Aplausos. Silencio. Nos bajamos de la tarima. Me bajé de la tarima como solo se baja un poeta ovacionado, aún sabiendo que era a Romero a quien vitoriaban. Esa noche conocí a varios artistas, a varios repatriados, a varios exiliados, a varios comunistas y ateos confesos que me abrazaron por mi poema. La madrugada fue larga y fría, pero pasó ligera por las cálidas conversaciones sobre el opio de los pueblos.

 

***
Antiguo Cuscatlán, año 2015, abril, una pizzería.

—No entiendo por qué te alegra tanto la beatificación de Romero si ni siquiera sos creyente.

—Es que no me alegra por cuestiones religiosas, me alegra porque es una reivindicación que nunca pensé que iba a darse, y menos desde la iglesia católica.

—¿Y qué hizo que te resulta tan importante? Fue un cura que se metió en política, y la gente lo seguía porque era cura, porque era obispo, no porque hacía una revolución política como un ciudadano común ¿eso qué méritos tiene?

—Pues el mérito fue ese, que usó la influencia que tenía para denunciar lo que estaba pasando mientras el resto de obispos se callaban, sino es que colaboraban con lo que estaba pasando.

—Ese es mi punto, que los curas siempre usan el púlpito para imponer a la gente sus intereses y sus creencias, y Romero hizo lo mismo, manipuló a la gente como lo hacen todos los curas, solo que él tenía ideas de izquierda...

—No sé si eran ideas de izquierda, lo que sé es que se conmovía –quizá por su sensibilidad de cura– con lo que veía y lo que escuchaba... Fue un momento histórico muy particular, y Romero fue una ventanita a la que podía acudir la gente a contar sus penas, sus muertos, sus desaparecidos, sus torturados y cuando se corrió la voz de que en esa ventanita te escuchaban y que trataban de ayudar, la ventanita se tuvo que hacer cada vez más grande y más grande...

—Vos te emocionás con Romero, y no te entiendo. Para mí era un cura que manipuló a la gente como hace cualquier cura...

—No a cualquier cura lo matan por manipular a la gente. No a cualquier cura lo hace santo una iglesia que lo combatió y criticó...

—¿Pero y a vos que más te da la santidad si no sos creyente?

—Yo lo que creo es que Romero fue un hombre valiente que hizo cosas extraordinarias que cambiaron la historia... Es como un un Gandhi, un Luther King, o un Malcom X, y otros que también usaron su posición de influencia para intentar cambiar las cosas...

—Se hubiera salido de la iglesia si tanto la criticaba, así hubiera demostrado que no era por cura que le hacían caso sino porque era un líder ciudadano con un mensaje poderoso...

—A lo mejor se hubiera salido de la iglesia si no lo hubieran matado... No sé, supongo que era más necio que nosotros...

—Ja, ja, ja...

 Y seguimos comiendo pizza y pedimos otra jarra de cerveza.

 

***
San Salvador, año 2015, 23 de mayo.

Quizá para los creyentes más piadosos, quizás, las publicaciones a plana completa que pagaron los empresarios y el partido político fundado por quien dio la orden de matar a Óscar Arnulfo Romero sea un milagro de conversión del beato. Para los creyentes menos dóciles fue un pecado. Para los ateos, entre comillas, fue cinismo, burla, hipocresía, oportunismo, pragmatismo, marketing. En las publicaciones a plana completa se felicitaba al pueblo salvadoreño por tener un beato. Los escépticos quisimos leer lo no escrito: “El mérito es nuestro, les hicimos un mártir”. ¿Por qué los ateos, entre comillas, se indignan ante la burla de la memoria de un santo?

El gobierno de la izquierda hizo lo suyo: ruido, mucho ruido, pero no habló de justicia terrenal y santificó la impunidad, como que la justicia celestial le evitaría el desgaste. Lució incoherente. Lució cínico, burlón, hipócrita, oportunista, pragmático, mercader. Lució sus calles y bulevares, su aeropuerto, su salón presidencial, sus murales, sus óleos y sus acrílicos, pero no lució justo. ¿Por qué los ateos, entre comillas, se indignan ante la burla de la memoria de un santo?

La iglesia salvadoreña oficial fue amorosa, cándida como la abuelita olvidadiza que todo perdona. Pasteurizó la historia con una dulce receta del Opus Dei, citó a Juan Pablo II, y se olvidó de Pablo VI y de Francisco, y se olvidó también de que el martirio implica asesinato y que el asesinato implica odio. Y olvidó al pueblo de Óscar Arnulfo Romero, a la iglesia pobre que lo santificó contra el sistema eclesial, olvidó a los trovadores que nunca dejaron de cantar su denuncia, olvidó a las víctimas –vivas y muertas– del sistema que Óscar Arnulfo Romero denunció. La iglesia salvadoreña oficial olvidó a Romero y se aferró a su beato. ¿Por qué los ateos, entre comillas, se indignan ante la burla de la memoria de un santo?

 

***
Epílogo

La decisión del gobierno Vaticano de incorporar a Óscar Arnulfo Romero a la vitrina de sus héroes representa un acto de reivindicación histórica tanto hacia adentro de la iglesia católica como hacia afuera. Sin embargo, no se agotan con ese acto de fe todas las dimensiones de Óscar Arnulfo Romero, quien fue mucho más que un hombre de fe. No voy a poner en duda que Óscar Arnulfo Romero tuvo la fe como punto de partida, pero no puedo soslayar que las mismas circunstancias que atravesaba El Salvador que le tocó vivir también llevaron a muchos hombres y mujeres –ateos entre ellos– a tomar decisiones similares y que también fueron asesinados por denunciar y enfrentar a los poderes y sus argollas.

Desde mi escepticismo ante lo religioso, siempre ha sido admirable que Óscar Arnulfo Romero utilizara su púlpito, la influencia de su cargo, su retórica predicatoria y su humanidad misma para enfrentarse como poderoso a los poderosos. Y cuando digo poderoso lo digo porque Óscar Arnulfo Romero era un hombre poderoso en tanto depositario del poder de la iglesia, un hombre poderosos que decidió poner ese poder al servicio de los masacrados, los desaparecidos, los perseguidos, los torturados, los explotados, los emprobrecidos de un régimen criminal. Utilizó su poder en contra de sí mismo como parte inerte de un sistema Iglesia-Estado que por décadas defendió y reprodujo un modelo de gobierno que permitía que una minoría acumulara riqueza sin ningún pudor a costa de mantener pobre y sumisa a la mayoría de la población. Y fue ese poder vengativo e intolerante a la disidencia el que lo mató.

En mayo de 2012, durante una entrevista en televisión, Carmen Aristegui le preguntó al teólogo Leonardo Boff “¿Hay que canonizar a Juan Pablo II?”, y el ex sacerdote franciscano le respondió con una irónica racionalidad “Yo creo que no hay que beatificar a nadie, porque tenemos demasiados santos”. Para Boff los santos son innecesarios y el proceso de santidad pura burocracia política, y citaba el caso de Romero y Juan XXIII como ejemplo de injusticia de estos procesos "medievales", y explicó las trampas que pueden encontrarse en otros casos, como en el de Escrivá de Balaguer. No sé si de verdad son demasiados, no me interesa, pero sí es cierto que la historia de la santidad no está exenta de política desde que el Estado Vaticano ejerce una influencia geopolítica indiscutible. Pero aún sin un dios ni santidad en el horizonte, Óscar Arnulfo Romero tiene una enorme dimensión histórica evidente para cualquier ser humano sensible a las peores realidades de este mundo, y eso es una virtud humana que debe reconocerse en cualquiera de los ámbitos humanos.

Los ateos, entre comillas, que le seguimos, nunca le vamos a rezar hincados a Óscar Arnulfo Romero, ni le pediremos milagros, pero creeremos en su obra humanista. Lo divulgaremos, y a veces con irreverencia, quizá también acompañaremos a quiénes lo celebran con honestidad en su culto íntimo o en sus ritos públicos. A Óscar Arnulfo Romero lo recordaremos humano, histórico, estoico, imperfecto, humanista, rebelde, a pie, lúcido, de palabra brillante, equívoco, aprendiendo, a punto de dejarlo todo, a veces severo, a veces violento, temeroso, responsable, estratégico, político, sensible, terco, apasionado, mundano, honesto: como un hombre ejemplar que decidió seguir un dios.

 

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

iNTERESANTE Y BIEN ELABORADO artículo de un "ateo entre comillas"... Con su permiso deseo agregar mi humilde comentario: no se puede apreciar sòlo los frutos de un árbol sin tambièn apreciar las ramas, el tronco , la raíz, la tierra y las diferentes fuentes de alimentaciòn del árbol... no se puede apreciar los frutos sin apreciar el árbol mismo... no sólo no se puede... SE DEBE...!

Soy ateo y estoy de acuerdo en que podemos admirar el heroísmo de Monseñor atreviéndose a denunciar lo que en el momento había que denunciar. No lo considero mi santo porque no tengo creencias religiosas pero si lo considero uno de los modelos de amor al prójimo y exigencia de justicia que mas resalta en nuestra historia contemporánea.

Hay cosas en las que concuerdo y otras que no. No hay que ser católico para conciderarlo santo, mi la iglesia catolica ( El Baticano) porque para ser santo tiene que cumplir ciertos requisitos según ellos , y para que debatir eso!!, y santo es la persona que se consagró a Dios, no importa de que religión sea , Jesus llama a que seamos santos como el, hay cosas que como que le salieron como una jerigonza, yo las puedo escribir porque no soy escritora ni bloquera , pero usted escribió tanto para decir que? era buen hombre y valiente , hombre con convicciones y actor de la palabra . Eso lo sabemos todos , hasta lo que se burlan y lo niegan y lo odian. Pero me gustó

Parte de la historia de nuestro país, como Duarte, Ungo u otros luchadores sociales. Siendo parte de una organización históricamente asesina me parece que no estaba del todo cuerdo. ¿Defensa de los pobres? de hecho la iglesia y la religión adormecen a los pueblos para mantenerlo pobre y oprimido, y eso lo aman los poderosos. Puro Marketing de la iglesia, es increíble que el mismo papa Francisco que canoniza a Juan Pablo II, haga beato a monseñor Romero, ambos son totalmente antagónicos e incluso de ideas muy contrarias. Me parece que el hecho de estos Títulos, lleva un juego de mantener idiotizados a sus feligreses, dependiendo del gusto de cada zona geográfica. De hecho la marca de Romero "vende"

jaja

El tema acá es que es imposible explicar la obra de Romero sin tomar su fe como punto de partida. Sí, se puede reconocer que el punto de vista humanista da lugar a alabar la nobleza del carácter de cualquier defensor de la vida, pero no lo puede explicar ni justificar desde un punto de vista filosófico. Es por eso que Ghandi, MLK y Malcom X fueron hombres con acciones fundamentadas en su fe. En una época en la que nos dicen que la fe mata, hay que preguntarnos por qué es capaz de seguir marcando los hitos morales que todo humanista quiere seguir.

Quiero llamar la atención hacia un pequeño error: es Leonardo Boff y no Leonardo Bloff. Solamente.

Romero es santo para quienes creen en los santos; un lider social para los que no creemos en esas cosas de quienes profesan alguna religion. Depende del punto de vista de cada uno, Jesus tambien fue un lider, para algunos es el Salvador, para mi solo fue un tipo con valor de sacar pecho y voz contra el poderoso imperio romano, al igual que Romero lo hizo con la Oligarquia. Religiosos o no, creyentes o no creyentes, es una lastima la gran division que existe en El Salvador y que la figura de Romero sea punto de debate entre quienes de alguna forma han sido beneficiados con su heroica hazaña.

Mi querido primo como siempre tan atinado y ubicado en la realidad,ese es el estandarte por el cual sigo tus publicaciones y cerras con broche de oro dandonos el respeto y el lugar que merecemos los creyentes adelante Elmer,con un abrazo fraterno
Luis Humberto

Primera publicación que me tomo el trabajo de finalizar, respecto al tema. Sin haberte leído antes, tu opinión se acerca bastante a la mía. Yo fuí de esas indiferentes a la fe, conmovida por la beatificación, la iglesia católica me parecío acertada y nunca está de más honrar la memoria de un ser ejemplar. Te aseguro (95% de intervalo de confianza) que ninguno que han criticado tanto el tema, hubiese hecho lo mismo en su situación. El conflicto nos sigue afectanto, el salvadoreño critica todo, juzga todo y nunca ha podido abrirse de mente.

Gracias por todos los comentarios y observaciones que hay hasta ahora, valoro mucho que alguien se tome el tiempo y deje sus ideas aquí, eso le da sentido a este esfuerzo de escribir para mover el debate.

Carmen González, error corregido.

Luis Humberto, primo, que gusto saber que la familia me lee.

Lissette, mi jerigonza quizás sea inevitable para expresar con la mayor exactitud posible lo que pienso. Lo bueno es que a pesar de eso, al final, le gustó.

sSF, jaja (¿?)

Y en general, agregaré que la figura de Óscar Arnulfo Romero será siempre como su vida, un debate vital que nos mantendrá pensando y, ojalá, actuando.

Romero también dotó a El Salvador de una ilusión de unidad

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario