Mi Repúbuca es un espacio para reflexionar y dar consideraciones desde mi perspectiva, de lo que pasa en este pequeño país, en política, coyuntura nacional, servicio al cliente, feminismo, diversidad sexual y cotidianidad.

« ¿El despertar? | Inicio | ¡Están a tiempo! »

21/11/2015 10:42:57

Generación de editorialistas

Estos días he estado leyendo varios artículos de opinión de diferentes jóvenes que tienen un muy florido lenguaje, interesantes posturas y que hacen excelsos llamados a tomar acción, ante la actual situación nacional, pidiendo marchas y llamando a despertar al resto de la población… es una verdadera lástima que la mayoría que escribe están fuera del país, claro como la fuga constante que tenemos en El Salvador que no tiene oportunidades laborales, que no brinda espacios de crecimiento intelectual y que los niveles de inseguridad y la falta de crecimiento económico hace que vomitemos salvadoreños a diario, los menos afortunados huyen de manera ilegal y los que son una élite privilegiada que lograron terminar carreras universitarias, se van con buenas becas al extranjero a estudiar a Estados Unidos, Europa o Sur América.

Espero no me mal interpreten, pero para los que nos hemos quedado nos resulta bastante interesante leer esos artículos, donde se critica y sus autores no toman mayor acción y no es que no crea que no abona la creación de contenido ni mucho menos la generación de opiniones que inducen el debate, todo eso es excelente, solo me pregunto ¿Cuándo dejarán de escribir, regresarán a su país y harán cada una de las cosas que les piden a otros que hagan?

Comprendo plenamente, que todas y todos tenemos derecho a buscar nuestro futuro, sea aquí o lejos, tenemos derecho a desarrollarnos y prepararnos para este mundo competitivo, no me molesta que esto se de, es más es importante que nuestros jóvenes se capaciten y conozcan nuevas culturas y sean más cosmopolitas.

Siempre trato de explicar cuando la gente pregunta ¿Por qué esta gente no despierta y no se alza contra las injusticias? ¡Los salvadoreños son cómodos o peor aún conformistas¡ cuando nació la generación comprometida ésta surge en medio de una serie de injusticias y condiciones, por mucho muy alejadas de las actuales, jóvenes de diferentes estratos sociales se sumaron para impulsar lo que ellos consideraron debía hacerse, imagínense qué hubiera pasados si los jóvenes estudiantes y recién graduados del Liceo Salvadoreño se hubieran ido becados al extranjero para estudiar su pregrado y desde allá hubieran estado mandando solo artículos, nada… y es que para poder lograr los cambios no es que tengas que convencer a otros que reacciones desde la comodidad que te brinda el auto exilio, tenés que ser tú el que se levante y seas el que asuma el reto histórico, no puedes esperar que otros cumplan misiones que tú mismo no asumes y claro justificaciones sobran y son todas válidas.

Ahora para mayor pésame, estos jóvenes no solo no asumen el reto histórico, sino también dicen que los que en un momento histórico del país asumieron su rol con convicción, con ovarios y huevos –respectivamente- no lograron cambiar nada… una aseveración ridícula, habría que leer un poco y documentarse antes de decir eso, solo el hecho que puedan escribir y criticar el gobierno sin el temor que por la noche serán sacados de sus casas, desaparecidos, torturados y posteriormente asesinados lanzados al mar o aparecer mutilados en el playón, solo por pensar diferente no les parece un gran avance … entonces les será muy difícil imaginar qué condiciones había como para que solo eso signifique que todo valió la pena… y es que la ignorancia es atrevida, el ignorar las condiciones en las que fue reprimida esa generación les hace realizar aseveraciones no solo temerarias, desagradecidas y propia de la generación de los editoriales… esa que solo escribe desde el auto exilio –porque no se han ido por pensar diferentes, es por preparase o educarse, no por miedo a que el gobierno los mate por ser oposición- que es lo que unos y otros deben hacer y llaman a salir a la calle, porque ellos apoyarían con un HT desde el exterior.

Peores son los que viviendo aquí solo escriben y no se levantan a ir a protestar y no me refiero a ir a sentarse en una plaza en las zona exclusiva del país para defender a un expresidente que se auto incriminó en la apropiación indebida de fondos emitidos por una donación y que las investigaciones señalan que fueron a parar a las cuentas de su partido, para luego financiar la campaña política de otro expresidente –esto es una aclaración necesaria-

Ojalá la generación de los editorialistas evolucione y se vuelvan la generación que toman acciones… les recuerdo que las palabras ayudan, pero las acciones son más importantes, tomar conciencia que algo está mal y escribir es correcto, pero sería mejor salir de la comodidad de la redacción y que los dardos literarios sean piedras reales lanzadas contra los que cometen ilegalidades, injusticias, corrupción, tráfico de influencias, nepotismo y esconden las malas prácticas de sus allegados, amigos, familiares y aliados.

No es una decisión fácil, no es cualquiera el que tomará acción, quizás muchos se sentirán ofendidos… la verdad es que lo que le sobra a la generación comprometida le falta a la generación de los editorialistas … ¡ovarios y huevos!

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

No se a quién o quienes te refieres en específico, Bessy, pero como uno de esos "auto-exiliados", te digo que todo aquel que se va de su patria queda con la eterna discrepancia entre la tierra añorada y la tierra anfitriona, un sentimiento que si no lo has vivido, es díficil comprender. Yo también criticaba a los que se iban, hasta que a mí me tocó vivirlo en carne propia. Es normal que algunos salvadoreños en el exterior vean a El Salvador con pasiones renovadas, así como los que se que quedan en El Salvador vean con recelo a los que nos vamos lejos, quizás asi como si los hubiéramos traicionado. Es triste, pero sucede.

Me sucedió a pesar de haber regresado a El Salvador por tres años precisamente para tratar de hacer la diferencia y no solo hablar motivado por la nostalgia a la distancia. No me jacto de nada, pero me dio placer haber contribuido, en pequeñas formas, a mi país, desde mi zona de influencia en los campos profesionales y personales.

La vida me ha alejado de nuevo de mi tierra, y con alegría y dolor sigo apasionadamente lo que pasa en El Salvador. Pero ¿pedirnos que regresemos, así nomás? El dilema de regresar o no regresar no es así nomás - es dejarlo todo para retornar a un país que la gran mayoría de veces ya no te ve como uno propio y te ven con recelo por haber estudiado o vivido lejos, castigándote más por no haber "sufrido" como todos los demás las penas de la vida salvadoreña. Muchos habremos ya hecho una vida lejos, ya tenemos una familia e hijos que mantener. ¿Dejarías tu toda tu familia nueva para regresar? Hay muchos factores que sopesar.

Que bueno sería que todos actuáramos, los de lejos y los de fuera. Yo no puedo regresar ahora -me sigo capacitando para poder regresar y aportar algo más adelante-, pero cada uno deberá actuar según sus oportunidades y sus habilidades, ya sea motivando opiniones, activamente organizando movilizaciones sociales, generando conciencia, creando una diferencia. En un mundo tan globalizado, las redes sociales son un poderoso instrumento para movilizar a gente - ya lo veíamos en la Primavera Árabe. De lo contrario ¿por qué escribir en un blog como éste, mi estimada Bessy?

No hay que cerrar la puerte de sopezón a los que estamos lejos, solo porque por obvias razones geográficas no podemos actuar con la libertad que quisiéramos. No me parece justo.

Saludos cordiales.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario