« junio 2015 | Inicio | septiembre 2015 »

3 posts from agosto 2015

08/27/2015

#Topless: Las #MejoresBandasNuevas de Esta Semana

Renuncia ya

Esta semana pura música de novedad, y gracias a la gente que nos manda su trabajo a NoFM y a hola@nofm-radio.com cada semana conocemos a bandas muy cabronas. Si tú tienes una banda que quieras compartir, mándala, nosotros sí la oímos.

8. The Dead Weather - I Feel Love (Every Million Miles)

Primero lo primero. TIDAL, la plataforma con la que el workaholic Jack White se quiere inflar aún más de billete, liberó este track hace un par de días, que vendrá en lo que ya se adivina como uno de los mejores trabajos de rock del año. Se va a llamar Dodge and Burn y presumiblemente estaba terminado desde el 2014, pero fue retrasado ante la aparición del último trabajo de White en solitario. Ya tiene video y se los dejamos como primera novedad.

 

7. Ugly Miss Piggy - Lust Interior

Banda realmente callejera de Ixtapaluca, llena de rabia, chalecos de Turbonegro y rock muy directo y sin mamonería. Es uno de los shows infaltables para los que aman el rollo tipo Iggy and The Stooges donde el sudor, el slam y el encuere van de la mano. Ellos son Milton en la guitarra, Ruxter en la batería, Ari en la guitarra, Pugy en el Bajo y Don Banetone en la voz.

 

6. Thinger - I Think He´s Dead

Banda norteamericana de rock, folk y sicodelia. Su rollo es enfocarse completamente en la música; vestirse fancy, hacer un show de luces o decir palabrotas en las entrevistas para ellos no es más que "bullshit". Chequen de paso la sencillez asimismo del logo.

 

5. Australes - Cálido

Indie pop folk de la tierra de Santiago de Chile, la tierra prometida del pop latinoamericano. El proyecto nace del vocalista Víctor Araneda, quien primero forma parte de la banda Polaroyd y de ahí comienza a desarrollar Australes. Esta canción es su segundo sencillo. Ellos son Felipe Vernon, Fabian Cornejo, Nicolás Carvallo, Esteban Hernández y, claro, Víctor Araneda.  

 

4. Siriaco Pretel - El Muerto

Carlos Eduardo Pérez Zamora a.k.a. "Le Moshi" es también Siriaco Pretel, y asegura que lo suyo es lo rupestre, denominación que no oíamos desde que uno de los edificios nos enterrara al buen Rockdrigo González. El Muerto es su más reciente track y dentro de sus próximas presentaciones se encuentra el festival Ajusco, los próximos 14 y 15 de noviembre.

 

3. Harry y los Conejos - Waikiki

Ulises nos escribe: "hola amigos de nofm, les compartimos nuestro primer video y nuestro primer EP esperando les guste, estamos puestos para participar en alguno de sus espacios". Nos ha gustado muchísimo, ya se ganó el primer espacio, este #Topless, se viene ser programados en la estación y estaría buenísimo mi estimado Ulises si nos coordinamos para que vengan a la estación un día. Gracias a Harry y los Conejos y así como con ellos, estamos dispuestos a escuchar todo lo que nos manden.

>

2. Los Cogelones - A dónde quieres llegar?

A los Cogelones nos los recomendó el buen Baudilio de la Bodega de Lácteos con la promesa de que ellos "saben a lo que le tiran". Se definen como Rock Mexika Experimental, pura periferia muy bien lograda, de esa que refresca el ambiente, enrarecido tantas veces de inde sinth pop genérico. Ellos son Vicogelon, Marcogelon, Adrialon y Betogelon y claro que son de la ciudad del Coyote Hambriento, Nezahualcóyotl.

 

1. El Suchi - Renuncia Ya

El rapero El Suchi expresa en este track que la corrupción es el verdadero gobernante de su país, Guatemala, el cual atraviesa una severa crisis política. Si en algo estamos a favor en NoFM, es en la participación, en no esperar a que las cosas que nos atañen sean resueltas por otros. Pensamos que no existen esos "otros" que van a resolver "nuestros" problemas. No hay más, tendremos que ser cada uno de nosotros, o nadie. Uno de nuestros spots dice "Nadie lo hará por ti/ tú eres lo que sigue". Después de este arrebato, nos basta sólo decir que nos sentimos muy identificados con el trabajo de El Suchi, respect , y acá lo compartimos para que lo escuchen. Mándennos sus comentarios de este y cualquier otro de los 8 temas de la semana.

08/25/2015

#TrenSuburbano. Corazón de tiza

Por Aldo Rosales

@AldoRosalesV

Y si te vuelvo a ver pintar un corazón de tiza en la pared…

Radio Futura, "Corazón de tiza"

 

Hace una semana asistí a un concierto en un lugar cerca de la Glorieta de Insurgentes. Cuando el reloj dio las dos de la mañana, quise irme. Al salir, parecía que se acababan de encender todas las luces, era tarde, los puestos de comida estaban, algunos, a punto de cerrar; algunos ya estaban cerrados y en otros el empleado tallaba fuertemente, con una escoba, las paredes de metal grasoso, como si le cepillara los dientes a un elefante inorgánico, nocturno, encadenado para siempre a la banqueta. Un par de niños, que me recordaron a dos de mis sobrinos (por las edades, uno de 8 y el otro de seis, aproximadamente) intentaron venderme un mazapán, pero no traía cambio. Luego los vi perderse en una calle perpendicular a la que tomé, con la espalda manchada de las luces de los puestos de comida y el frente del cuerpo, el pecho, donde dicen que viaja el corazón, tendido hacia la madrugada; cómo se llaman, quise preguntarles, pero me pareció inútil o me dio miedo.

Respiradero6

(Recordé entonces a la niña que conocí hace ya dos años. Yo me dirigía al metro Rosario, en un camión de la línea de Zumpango, a las 10:30 de la noche, y cerca del centro de Cuautitlán subió una mujer vieja, con una niña de diez u once años y un niño de cinco o siete; cargaban una cubeta llena de ramos de rosas. La niña se sentó junto a mí y, luego de preguntarme mi nombre, me dijo, mientras borraba con su cuerpo el espacio entre nosotros, que era un hombre muy guapo. Niña: sé que no sabrás que pensé esto, pero me dieron ganas de llorar por escucharte decir eso, a esas horas, con esa entonación de pequeña mujer; me parece que aquel día tú empezaste a ser mayor. Bajaron en el centro de Tlalnepantla. Su abuela me dijo gracias cuando les deseé buena suerte en la venta, porque, según me dijo la niña, esas rosas las vendían afuera de una cantina. Si Dios quiere vendemos todas, me dijo su abuela antes de bajar. Si Dios quiere, repitió antes que se la tragara la vida; era tarde y nos (son)reímos los tres, la abuela, la niña y yo).

Luego de caminar quince, o veinte minutos, llegué a la avenida Cuauhtémoc. Las banquetas estaban llenas de cucarachas y de indigentes, también de las sombras que los focos y las luces de las calles le arrancan por un segundo a las plantas y los árboles. Uno de esos hombres, sentado a las afueras de un Oxxo, llamaba a gritos a alguien que quizás ya ni siquiera esté vivo. Pasé por el Havana Club, afuera había ancianos, mujeres mayores, y una mujer de ascendencia negra cruzada de brazos, espalda contra la pared, que parecía esperar algo, alguien. Hay hombres, mujeres, cosas, insectos, que parecen salir sólo cuando es de noche, flora y fauna que viven de la fotosíntesis inversa de la noche, que se alimentan de humo de cigarro. Esa mujer, la casi negra, me pareció una prostituta, una en el umbral del olvido, la jubilación de las sexoservidoras (me pregunto cómo te han convencido a ti, a base de hambre, de la promesa de lujos, o sólo es que esta es tu vida y ya, sin romanticismos).

Respiradero5

Las estaciones del metrobús estaban cerradas, las cortinas de aluminio caídas, como los párpados de algunos indigentes que dormían en las bancas de los parques o en las jardineras. Un hombre roncaba, y otro, de la edad de mi papá más o menos, se puso en guardia cuando pase a su lado: el miedo que sentía yo, el estado de alerta, también lo sentía él. La madrugada es una cosa dura, un pan de sombras, áspero de tragar, que no se acaba por más que la muerdas a pasos, a parpadeos, a rezos. Hice la parada a un taxi y me incliné para hablar con él a través de la ventanilla. Dijo que 160 pesos de ahí a metro Etiopía, a donde me dirigía. No podía pagarlo, me quedaron sólo cien pesos. Arrancó enfurecido cuando le dije que sólo traía eso, si aceptaba. Decidí caminar un poco más, hasta que la distancia fuera de cien pesos. Yo tenía a dónde llegar, pero ellos, los que duermen en los parques, esa mujer que atravesó avenida Cuauhtémoc con un bebé en brazos, no. La madrugada te hace pensar dos veces si en verdad conoces este mundo; los rostros y las cosas cambian, como cuando miras el negativo de las fotografías. Hay miedo en todas partes, y hay razones para tenerlo: asaltos, atropellamientos, la policía, el frío; las aristas filosas de esta figura geométrica, inexplicable, que es la noche.

Seguí caminando sobre avenida Cuauhtémoc. Pasé por Hospital General, luego por Centro Médico. El panteón francés, y sus insomnes puestos de flores, como un oasis de luz en este desierto de ciegos, un islote en esta zona lacustre embalsada en concreto. Las calles desiertas, abandonadas, como si nunca hubieran estado llenas. Dos muchachas delgadas, de casi la misma edad, cruzaron la calle cuando el semáforo estaba a punto de ponerse en verde, aunque a esas horas los semáforos ya no sirven de mucho, ya son sólo árboles que florecen, entran en otoño y se incendian en cuestión de segundos. Una de ellas iba llorando, fue lo último que alcancé a ver antes que desparecieran en una calle menor (a dónde te dirigías esa noche, cuando ibas con tu amiga de la mano, tú, la que lloraba de madrugada, cuando las cosas son más tristes y pesadas, aunque los que dormimos dentro de una casa no lo sepamos; no dejaste de correr, a lo mejor sigues corriendo).

respiradero4

Llegué, por fin, a metro Etiopía; hubo un momento en que sentí que la ciudad me quitaba el horizonte cuando estaba a punto de agarrarlo; una pesadilla sin estar dormido: cuando sueñas que golpeas a alguien y no cae, así allí, que por más que andaba las calles seguían firmes, eternas, inasequibles. Fue la primera vez que veía ese lugar, al que a veces voy sólo a quedarme callado y ver las cosas, de madrugada: parecía otro, como cuando sueñas a las personas que amas y, de pronto, tienen otro rostro y otra voz, pero sabes que son ellos. Llegué a casa de Benjamín y me abrió la puerta: la ciudad se quedó allá afuera, pegada a la noche. Los aviones se oían cerca; pude oír sus alas cortar el aire en mis oídos, como si fueran a aterrizar en donde estaba. Recordé, de pronto, que hacía un par de semanas, dos tal vez, en un departamento cercano asesinaron a un fotoperiodista. (Estoy seguro que hubo madrugadas en que tuvo miedo, en que cada ruido a su alrededor le sonó como a la muerte, como al final; tener miedo de madrugada es no conocer la esperanza, es revivir los miedos infantiles; en la madrugada todo duele más, la vida está desnuda; la vida, de madrugada, es una espada fuera de su vaina, un animal oscuro que se ha escapado de su jaula de edificios y ruidos y sol). Me quedé dormido luego de unos minutos.

Al otro día, al salir, me dirigí al metrobús. La ciudad apenas despertaba, era domingo y parecía no haber prisa por nada. Compré un yogurt y una gelatina, me senté a comer en una banca de cemento. Vi, pegada a un árbol, una hoja de papel, color morado, un morado suave, donde estaba escrito, con pluma “Los vecinos de la colonia Narvarte estamos hartos de la violencia y la muerte, exigimos a las autoridades un alto”. Rubén, se llamaba el fotoperiodista que asesinaron, en un departamento, cerca de ahí. Ya no pensaba en eso, pero una hoja llena de palabras sencillas, vivas, necesarias, como un corazón (porque cada palabra que habla de memoria y dignidad, de lucha y solidaridad, es un corazón; los hay de tiza, como en los pizarrones de las escuelas pobres llenas de niños pobres, hijos de padres pobres y a veces muertos y torturados) una hoja llena de palabras así, empero, me hizo recordar. Recordé la madrugada, con sus indigentes, con sus puertas cerradas, con su gente, periodistas o no periodistas, que huyen y tienen miedo, llenos de esa sensación de no tener a nadie a mano, ningún amigo, ninguna salida; su frío, sus calles oscuras, sus cucarachas y todo lo demás que pocos vemos o queremos ver. La madrugada.

Respiradero1

Antes de subir al metrobús me di cuenta que las rejas que están en las calles y en las banquetas, por donde se ventila el metro, tenían piedritas atoradas en algunas de las divisiones; es el primer metro donde vi algo así. Parecían pequeñas tumbas, nichos miniatura, una fosa común de hierro crudo para los que ya no están. Pero para tener suficientes espacios, como para que en cada uno hubiera una piedrita, y cada piedrita fuera alguien que ha muerto en esta ciudad, en este país, en este mundo, y ha muerto lleno de miedo, de dignidad y de verdad, muerto de hambre, muerto de frío; muerto de madrugada y de humanidad, todas las calles del DF, todas las calles de este mundo, deberían ser de reja.

08/20/2015

#Topless: La mejores nuevas bandas de Italia

ItaliaFoto: gnuckx     Fuente: Flickr

 

Estamos oficialmente en la mini gira europea del #Topless, buscando nuevos sonidos en el viejo continente. La semana pasada les trajimos un recorrido por Irlanda (que pueden checar acá) y hoy nos vamos a una de las zonas que históricamente más alegrías y catástrofes nos han entregado: la selección italiana de fútbol, Sophia Loren y Marcello Mastroianni, la mafia Siciliana, los emperadores romanos, la pasta y la pizza. Hoy nos vamos a disfrutar de la música nueva de este lugar verdaderamente conocido por todos, de alguna u otra manera, nos toca entrarle a la dolce vita.

8. La Rappresentante di lista - Invisibilmente Es la banda de Veronica Lucchesi en la voz y percusión y Dario Mangiaracina en la guitarra y voz. Ellos son de Palermo. Formaron el proyecto en 2011 gracias a la afición de ambos por la música de los 40s y 50s, que quieren reinterpretar, junto con letras líricas y contundentes. Son conocidos por realizar conciertos en coches, en medio del tráfico.

 

7. COSTA! - Sfumature

Pop blues rockabilly o algo así de la ciudad estudiantil de Bolonia, es el grupo de Matteo Costa. Este sencillo viene con una doble cara A. Para Sfumature, una de ellas, se fueron a grabar a las ruinas de Angkor Wat, "la mayor estructura religiosa jamás construida" dice Wikipedia, situada en Camboya. Todo esto viene en el video que acá les dejamos. Ellos están firmados por Garrincha Dischi, uno de los sellos más recomendables del país según esta reciente investigación.

 

6. L´officina della camomilla - Agata Brioches

Banda de Milán que no se consideran una banda, sino, ay caray, un movimiento artístico, cultural, filosófico, poético, invernal, gastronómico, matutino y nostálgico. El material donde viene esta canción se llama Senontipiacefalostesso Due, y se dedican a recoger pasajes de la vida joven de dicha ciudad.

 

5. Capra - Pierre Menard

Banda de rock con muy buen ritmo que este año liberó su primer material, Sopra la Panca, en el que nos encontramos este arrebato sobre la gente incapaz de superar el pasado. Capra, que por lo demás es un gran apodo, está en la guitarra, Roger en la batería, Suri en el teclado y Sollo en "efectos".

 

4. Pecori Greg - Harley Parkinson

Valerio Canè define a su proyecto como rock clásico, místico y disléxico. Nos tiene ya enganchados desde que vimos el nombre de su LP: Merry Krishna, Hare Christmas, pero todavía se da el lujo de soltar este título, Harley Parkinson, con lo que nos hicimos inmediatamente fans. Pecori es el alter ego superestrella del tímido Canè, que lo crea justo para exorcizar demonios. A ver qué tanto lo logra.

 

3. Extraliscio - Cha Cha Cha D´amore

Música del pasado directamente hacia el futuro. La banda recupera sonidos folclóricos italianos y procura darle un sesgo s. XXI. Mirco Mariani está en la voz, melotrón y guitarra de 12 cuerdas, "Big" Mauro Ferrara en la voz, Moreno Il Biondo en la voz y clarinete, Alfredo Nuti en la guitarra, Dani Marzi en la batería y el theremin y Enrico Milli en la trompeta y armónica. Ellos se definen, dentro de lo que entendimos, como un viaje con el mejor clima por los bares de Roma.

 

2. Sex With Giallone - Long Tall Sally 

Directamente de Bolonia, este es el combo de Laura Agnusdei, Caterina Barbieri, Rocco Peter Fornari, Valerio Maiolo y Peter Smith. Son un quinteto de neo sicodelia, o al menos así lo llaman ellos. Lo cierto es que hay mucho para viajar, y muchos beats electrónicos noventeros de teclado Casio. Su debut se llama We had A Room At Tropicana Motel, aparecido en febrero de este año, y es una joyita.

 

1. Zona MC - Ortotteri e ortolani (prod. arottenbit)

Zona MC no es un conjunto, como pudiera pensarse, sino un rapero de 29 años. Una de sus peculiaridades es que le sabe también a la electrónica. Otra, es que estudia filosofía. Esto nos da un combo de letras con mucho fondo sobre beats de Nintendo y todo bajo un eufórico hip hop. Es lo más interesante que nos encontramos en este recorrido y nos hace pensar en la sonrisa que ha de tener en su tumba el viejo futurista Marinetti con tracks como Ortotteri e ortolani. Empieza su carrera en 2008 y actualmente está difundiendo su material Porconomia.

Mi foto
Emilio “Revolver” Bustos / NoFM

Músico, locutor, programador y escritor a ratos. Maestro en Letras latinoamericanas por la UNAM. Profesor de “Cine y literatura” y de los “Círculos de lectura” del TEC de Monterrey, campus Estado de México. Ha publicado el poemario "No hay tiempo para el canto". Ha escrito para el Periódico de poesía, El Heraldo de Chiapas (donde mantiene la columna sobre música "Las arañas de Marte"), Revista enguaraz, entre otras. Ha sido asistente de producción en cine, y productor. Es locutor titular de los programas Rockzilla rockzuki y Topless. Escribe desde México D.F.

NoFM

Ruido. Violencia. Sabor a metal entre los dientes, y las ganas de gritar, siempre las ganas de gritar; no para el oído, sino para las tripas, para saber que se corresponden con la vida o para comprender otra cosa, la más lejana, a nosotros mismos, a una generación, a una revuelta sofocada de principio que simplemente encuentra sus puntos de fuga en la rabieta y el desmadre. NoFM es caos en el orden estricto de nuestras computadoras. Si uno quisiera ponerle una fecha de salida tendría que pensar en el nacimiento de un montón de niños sin voz y rodeados de estática, una pandilla eléctrica y digital, con más rencores que héroes, intoxicada de anécdotas salvíficas y sueños de cambio abortados. ¿Esperar? Ya no. NoFM se convirtió en un madero al cual sostenerse en el año de 2012, el año en que los jóvenes pensaron que podían influir en el paisaje nacional, el año en que también notaron que no tenían espacio en ningún lado, salvo en las cuevas que ellos mismos cavaran. Refugios ante un mundo con los dientes muy afilados. Comunicación. Redes. Nuevas formas de diálogo. Música siempre. Delirio. Y entender que una luz en medio de un estadio vacío en espera de su banda favorita es todavía una razón para tratar de hacer las cosas de otra manera. NoFM es otra manera. www.nofm-radio.com

Sección “Topless”

Autor: Emilio “Revolver” Bustos

Sección “Posdata NoFM”

Autores rotativos: Emilio “Revolver” Bustos, Benjamín Morales, Sebastian “Vikingo” Morales y Óscar “Tremendo” Suárez.

Mis otras cuentas

Instagram Twitter
Blog powered by TypePad
Miembro desde 09/2013