El Salvador, traducido para gente de veintitantos.

« El clóset de la izquierda y la cortina de humo rosa | Inicio | Los muertos que importan y las muertas que no »

20/05/2015 23:58:49

El útero político

Mayteé Iraheta no es mi diputada porque fue candidata por Sonsonate. De haber podido votar por ella, tampoco lo habría hecho: no coincidimos ideológicamente. Mayteé es menor que yo y es diputada. Yo escribo este texto mientras me hago la loca y evado leer para un parcial porque Wittgenstein me da miedo.

Como nací y voto en San Salvador, mi universo de mujeres en política, de mujeres de derecha, empieza y acaba en Milagro Navas, Ana Vilma de Escobar y Milena de Escalón. Todas personas maduras, quizá ya hasta menopáusicas. Todas mujeres "plenas", que acá significa estar casadas (o ser viudas) y haber tenido hijos. Todas en traje sastre, con semblante serio; si sonríen, están en riesgo de verse demasiado suaves, demasiado maternales y por ende muy poco capaces para la toma de decisiones en el ámbito partidario y público (aclaro lo de partidario porque si bien la derecha de ARENA y el PCN ha tenido a mujeres como jefas de fracción legislativa, no han logrado estar al frente del partido en pleno). No sé cuál será el ideario de una mujer política en el interior del país, pero si se hace el ejercicio de pensar en una mujer electa mediante voto directo para un cargo público, usualmente la imagen que se nos viene a la mente es de una mujer que se ve como Michelle Bachelet o Angela Merkel.

Pero Mayteé tiene 26 años y está embarazada. Abogada, hija de fundadores del partido, fue reina de belleza dos veces, según esta entrevista que le hiciesen este mes. En ella, aparte de abordar el hecho de que es la persona más joven en haber sido electa para la Asamblea y cómo piensa combinar su embarazo con el trabajo, se discuten sus posturas sobre temas como reformas a la educación y la formación política de los jóvenes. Mayteé tiene ideas claras: la educación necesita incorporar el temor a Dios. La abstinencia es la mejor forma de educar sexualmente. Los menores necesitan cursar Moral y Civica en las escuelas. Estas son sus propuestas y van muy acorde a sus creencias y su ideología, pero el foco de la discusión que ha surgido en su entrevista no son sus ideas ni su trayectoria, sino su embarazo.

PostIII

Yo no estoy de acuerdo con ninguna de las propuestas de Mayteé. No veo por qué la norma religiosa (que solo vincula al creyente con Dios) deba usarse como base para políticas públicas. No creo que la abstinencia sea la respuesta para bajar la tasa de embarazos (ni que la meta deba ser reducir el número de adolescentes sexualmente activos) o que la moral sirva de algo (ya fue asignatura obligatoria. Nos matamos igual) cuando su enseñanza está a manos de un estado como el salvadoreño, pero ella representa a un enorme sector de la población que comparte sus intereses y tiene todo el derecho de hacerlo. Son sus ideas y no su útero lo que debe estar bajo escrutinio. Son ellas las que importa porque es sobre esa base que ejecutará su función en el pleno legislativo, buscará consensos, apoyará o rechazará iniciativas de ley. Mayteé, con óvulo fecundado o sin él, con ideas que concuerden con las mías o no, tiene todo el derecho de ocupar el curul para el cual fue electa.

Pero de alguna manera todo lo que ella es, su cosmovisión, el ideario con el cual comulga, su carrera y sus elecciones laborales quedan invalidadas por el hecho de estar embarazada. Ella es reducida a un útero que gesta, a una cantidad de dinero "desperdiciada" en la funcionaria pública que tomará tres meses de licencia de maternidad que se pagarán con los impuestos de todos. Leo esos comentarios y me aterra ver cómo funciona este país en el que el ciudadano común piensa igual que el dueño de la maquila: emplear a una mujer embarazada es una pérdida de dinero porque ella no produce.

PostI

Esta postura es aterradora, especialmente en un país que ha creado para sí un mito absurdo, el del salvadoreño trabajador, para volver más digerible la miseria. En el debate surgido se denotan cosas tan graves como que atender a un bebé equivale a no hacer nada, que pagar una licencia de maternidad es una pérdida de dinero y que ella no es capaz para ocupar una diputación porque su trabajo ha sido ser bonita. Mayteé no logra siquiera ingresar al mito de la madre sacrificada porque viene de una familia presuntamente de dinero. Es una pobre babosa que se dejó preñar en mala hora y que ahora parirá. Una vivianada. Eso se dice en los debates.

Ella habla en la entrevista de que el embarazo es bello y que la educación en abstinencia no debería consistir en temor a engendrar. Tener un hijo en condiciones de seguridad material y emocional, por voluntad propia y conscientemente seguro es bello, pero no son compartidas por todas las personas gestantes, peor en un país en el que todas las formas de interrupción del embarazo son ilegales. Hay gestantes solteras que no tienen forma de sobrevivir sin un empleo, que no tienen apoyo familiar. Para ellas, subempleadas y explotadas, el derecho a una licencia de maternidad con goce de sueldo les garantiza invaluable tiempo con sus hijos recién nacidos, la conservación de su empleo y la recepción de un sueldo mientras están en su casa sin hacer nada durante tres meses, como afirman los comentaristas.  Las garantías legales existen para todos, no solo para quienes puedan caer o no en un supuesto del Estado. Que la licencia de maternidad beneficie por igual a la diputada recién electa que a la enfermera, la trabajadora de maquila o la abogada es uno de los beneficios del estado democrático de Derecho.

Que Mayteé tenga forma de sobrellevar su embarazo sin trabajar es algo que se presume financieramente hablando, pero en ninguna parte de la discusión se ha contemplado lo que ella manifiesta tan claramente en la entrevista: su objetivo, su deseo es trabajar. Tener un hijo no le representa un obstáculo (bendito sea Dios; esto no es 1960). La licencia por maternidad es un derecho de todas las empleadas, no únicamente de las diputadas de la Asamblea. No entiendo el punto de este debate cuando lo que subyace es el goce de derechos laborales.

El cuerpo de las mujeres y el uso que le den es, en las sociedades patriarcales, res pública. Por extensión, cuando me refiero al uso del cuerpo femenino hablo de comportamiento sexual. Si como sociedad existe cierto empoderamiento para hablar de las decisiones reproductivas de una funcionaria pública es porque lo consideramos de interés popular.  Estamos discutiendo el estado gestante de Mayteé porque es una empleada pública, pero el asunto no muere acá. Si por azares del destino se descubriese que una diputada es adúltera, El Salvador ardería en deseos de expulsarla de la Asamblea por inmoral, por quebranto a la moral intachable que requiere la Constitución como requisito para la diputación. Nada de esto pasaría si el adúltero o futuro padre fuese un hombre. No nos vayamos muy lejos: Francisco Merino le disparó a una agente policial siendo diputado y ahí sigue, campante y feliz, ocupando puestos públicos.

Como los procesos de selección de candidatos son confidenciales, no tenemos como sociedad forma de saber si Mayteé o Cristina López y la (ahora) larga lista de mujeres (en edad fértil) candidatas a diputaciones fueron propuestas para el puesto por ser capaces o por el hecho de tener ciertos caracteres sexuales. Podemos suponer, hasta ahora, que dentro de sus partidos políticos existió una cualificación previa y no solamente alguien que gritara: "hey bicha, vení; necesitamos hembras para la papeleta". Quizá sea riesgoso suponer que gracias a ello se decidió la candidatura de Mayteé, pero es un punto de partida. Cada una de las diputadas tiene tres años para demostrar su idoneidad para el cargo que ocupan y el decidir tener hijos durante este periodo no debería influir para nada en la evaluación de su labor.

Quizá dentro de algunos meses Mayteé Iraheta tome la palabra en una sesión plenaria y diga que permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo es una aberración. Quizá sea suya la iniciativa de ley que prohiba la entrega irrestricta de anticonceptivos a menores de edad en el sistema de salud pública o impulse la incorporación de Moral y Cívica al currículo educativo. Quizá ella esté de licencia de maternidad y su diputado suplente sea el voto que defina la militarización total de la seguridad pública. A pesar de que todo eso es probable, de que va en contra de lo que yo creo y el solo pensarlo me da pirruña, apoyo por completo que sea diputada. La decisión de ser madre no debe ser nunca obstáculo para que una persona ejerza un trabajo, menos aún un cargo público.

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

Acá una visión del útero como propiedad pública desde el ejemplo clásico de la monarquia: http://www.lrb.co.uk/v35/n04/hilary-mantel/royal-bodies

He leído y artículo y estoy de acuerdo con mucho de lo que escribes, sin embargo me permito llamar tu atención en un punto, cuando mencionas que "Si por azares del destino se descubriese que una diputada es adúltera, El Salvador ardería en deseos de expulsarla de la Asamblea por inmoral"

Pues comentarte que considero que esa aseveración no es del todo apegada a la realidad; ya que por una parte se habla en abundancia (casi como secreto a voces), de la orientación sexual de muchas funcionarias y funcionarios, de gente que dice haberlos visto en compañía de... en tal o cual lugar... haciendo tal o cual cosa... entonces si nuestra sociedad fuera tan escrupulosa con sus cuestiones "morales" (?), hacía largo rato las hubieran tratado de sacar de la Asamblea, por "pecadoras", "sucias" o "inmorales" o cualquier otro apelativo que algun trasnochado fundamentalista quiera poner. Pero no sucede.

Al final la vida privada de los funcionarios, es algo que parecería que todo mundo conoce, que a nadie le importa realmente, pero que en público todos pontifican sobre ello.

Lo de Francisco Merino, tienes razón, aunque no lo veo tanto por cuestión de su género, sino más bien como parte de una asquerosa práctica política de aritmética legislativa.

Hola. Me gusta siempre leerte y estoy de acuerdo con lo que planteas en este artículo. Te comento que una Beatriz Gimeno, una activista y miembro de PODEMOS en España plantea que para contrarrestar la discriminación a las mujeres en materia laboral, debería concederse una licencia por paternidad igual a la que se da por maternidad. Así, para los empleadores hombres y mujeres en edad reproductiva serían igualmente proclives a faltar al tener un hijo y los hombres tuvieran la oportunidad de involucrarse más en la crianza. BTW, también coincido contigo en detestar todos los planteamientos ultra derecha y heteropatriarclaes de esta y otras diputadas, pero eso no le quita su derecho a embarazarse cuando le da la gana.

Quisiera verla con el bebé en una plenaria y dándole pecho. Ja! Se pondría igual o peor q en Chile,

Medardo González en 5 años del gobierno anterior solamente llegó a 2 plenarias. ¿Y crees que me siento bien que mis impuestos paguen la comida fina y los viajes de semejante hijuepututo haragán?

Bayron... ¿cuál es la necesidad de insultar? si estás en desacuerdo con lo que señala la autora, entonces expresa tus razones y fundamentalas... pero no hay necesidad alguna de insultar; de hecho, eso habla muy mal de ti, muestra que como eres incapaz de articular un pensamiento lógico, coherente y mínimamente estructurado es que te desbocas a insultar.

Lástima.

Bueno, yo creo que el tema es largo si nos vamos por donde la autora, pero que puede perfectamente meterse en el saco de la mala educación de los salvadoreños con el agravante de que esa mala educación acompaña como arma principal los comentarios partidistas mas que ideológicos de la mayoría de tontos intoxicados que opinan con el hígado en general sin razones respetables.

PD. ¿Qué esperamos de un sujeto que escribe bayron como nickname?. Su prepotencia es tal que presupone que no sabríamos pronunciarlo nosotros los ignorantes.

y a todo esto la nueva diputada Maytee, va a ser madre producto de una relacion marital legalmente establecida? o moralmente no importa si esta o no casada o si el futuro padre se hara responsable o si por el hecho de haber nacido ella en cuna de oro no se cuestione si sera madre soltera. como sería el otro lado de la tortilla si fuera cristina lopez la que estuviera embarazada, por ser ella de procedencia humilde fuera mas critica la sociedad y hasta en los rotativos de mayor circulacion la hubiesen ya atacado por oportunista.

Ojala Byron regrese por aquí, y nos ilumine aclarando: ¿que es una "squirteadora"? LOL...

Por lo otro, la mara no se ubica, bien por el texto..

Felicitó la madurez que tiene para defender un derecho que es de todas (licencia por maternidad) pesar que no le guste la persona a quien se esta criticando.

Estoy de acuerdo con sus puntos de vista. Me alegra leer que hay mujeres pensantes en los medios de comunicación de esta finca (i.e. El Salvador). ¡Saludos!

Esta muy interesante tu pundo de vista acerca de esta diputada, habla sobre la abstinencia, en ese caso se estaria queriendo detener el instinto natural de las personas y es algo que no se puede bloquear.
Estuve cometando en otro medio sobre ella pero con respecto a su papel como diputada y no como mujer que pronto sera madre, desgraciadamente en el pais existe mucha discriminacion hacia la mujer en todos los hambitos laborales en donde muchas veces se prefiere contratar a los hombres porque ellos no necesitan permisos ni tiempo para ausentarse del trabajo por motivos familiares.
En mi opinion esta señora es bastante joven para el cargo como diputada y sin ninguna experiencia pratica en lo que a problemas politicos, sociales y de seguridad que el pais tiene, solamente es una imagen de juventud para el partido pero nada mas, su experiencia esta enfocada en otros ambitos a pesar de que sus estudios universitarios son juridicos ella se ha dedicado a otras ocupaciones.
El partido solamente esta utilizando la imagen de ella solo por ser conocida en algunos medios de comunicacion televisivos y de que ademas viene de familia prominente del pais.

Entiendo los planteamientos de la autora en cuanto a la abstinencia, el de repartir o no condones en los centros escolares; peri oponerse a estudiar moral, la cual debe hacerse desde una optica cientifica, eso no lo entiendo


Carlos Pérez, estudiar la moral "desde una óptica científica" es una barrabasada que ni Husserl (cuya intención era volver ciencia a la filosofía) ni los positivistas lógicos se atreverían a hacer. Ni descriptiva ni normativamente hablando tiene sentido. 


Contesto porque quizá no fui clara en el texto: dedujiste correctamente que a mí la moral me da grima, pero ese no es el punto. Referida a la enseñanza de la moral y cívica en el sistema público, lo que me parece irrisorio es que sea el Estado, ESTE Estado, el encargado de impartir algo así. Es igual de absurdo que confiarle al Chato Vargas un curso de Derechos Humanos o poner a Rodolfo Parker a elegir magistrados de la CSJ. 

Totalme de acuerdo contigo y con Luis López. Saludos

Milagro Navas, una alcaldesa de un municipio de La Libertad, en tu universo de mujeres de San Salvador,¡Ay, Virginia!

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario