El Salvador, traducido para gente de veintitantos.

« Un viejo me tocó el culo en el bus. No creerás lo que pasó después | Inicio | Nosotros y ellos »

03/10/2014 9:54:00

La penalización total del aborto en El Salvador como represión y tortura

La semana pasada se presentó en San Salvador el reporte que Amnistía Internacional hizo sobre el contexto y consecuencias de la prohibición total del aborto en El Salvador. Los medios de prensa tradicional no publicaron al respecto más que la reacción de Sí A La Vida, una ONG con afiliación a la Iglesia Católica. Empero, los medios digitales sí retomaron el informe y lo visceral de las réplicas al respecto es para dejar helado a cualquiera.

Solo El Faro pudo o quiso hablar directamente con Amnistía Internacional, logrando entrevistar a su secretario general, Salil Shetty. Es muy fácil perderse en la entrevista; cuesta elegir entre concentrarse en el hecho de que ni el Presidente ni el Vicepresidente de la República aceptaron reunirse con Amnistía, la opinión de este ente sobre los crímenes de guerra sin judicializar, las 17 mujeres sin indultar, o  «la terrible represión que sufren las mujeres y las niñas es realmente espeluznante y equiparable con la tortura». Entiendo que no se haya prestado atención a esta frase. Empero, creo que es imperante detenerse en ella.


El uso de los términos represión y tortura no es gratuito ni exagerado. Como país estamos acostumbrados a asociarlos con la guerra civil y únicamente al hablar de militantes de izquierda (ni siquiera a campesinos, pobladores de comunidades marginales o estudiantes). Relacionamos  ambos conceptos  con actos de violencia explícitos: cuerpos mutilados o uso excesivo de la fuerza por parte de entes policiales, militares,  grupos de exterminio o pandillas. Siendo este el precedente, la idea de incluir estos conceptos en el debate a favor de la despenalización del aborto parece morboso, sensacionalista. No lo es.

El informe de Amnistía Internacional hace un macabro recuento de todas las formas de violencia de género que rodean la prohibión del aborto. Es en verdad brutal; páginas y páginas de aristas económicas, educativas, de  salubridad y judiciales relacionadas con  dicha política que afectan a la persona gestante. Las leo y me resulta evidente que la mujer heterosexual pobre y sexualmente activa, quien es la principal afectada por esta prohibición, es víctima de violencia de género. Empero, al afirmarlo se me cuestiona:

492

No son ni las comillas maliciosas ni la pregunta en sí lo que me hace compartir esa interacción, sino la pregunta subyaciente: cómo una ley puede ser violencia de género.  Cómo puede ser violencia de género la prohibición del aborto. Cómo puede el Estado violentar a un grupo en virtud de, supuestamente, el interés superior del menor. Cómo puede ser eso represión, cómo puede llamarse eso tortura. Para un amplio sector de la población esto es inconcebible. Y a mí me da asco.

Las aristas que enumera Amnistía van desde el suicidio de la mujer gestante hasta el pobre acceso a los anticonceptivos; del estigma social de la víctima de violación sexual al deficiente acceso a al justicia. Así dicho no significa nada en un país como este, con su absurda tasa de homicidios, con sus enormes trabas al procesar femicidios (y el rechazo que el término recibe): el ejercicio de la violencia es normal, parece ser el argumento de fondo.

En un pueblo tan desangrado como el nuestro no se concibe que existan formas de violencia estructurales que no requieren de un puño o de penetración sexual para ser tales. Violencia para esta sociedad es matar y enterrar en fosa común, represión es desalojar una manifestación pública con un cuerpo de choque como la UMO; torturar es mutilar cuerpos. Por ello cuando se presenta la noción de la violencia psicológica o se propone que la falta de educación sexual reprime y guía a la tortura esto es motivo de mofa, de descrédito; esto es amarillismo.

Sin embargo, no he visto a nadie negar la existencia de todos los numerales que cita Amnistía Internacional. Se sabe que no hay acceso a la justicia para mujeres víctimas de violencia, que no hay acceso irrestricto a anticonceptivos que no conlleve sanción social o moral. Lo que no es tan evidente, parece, es que el que una mujer sexualmente activa no pueda acercarse libremente a un centro de salud y solicitar métodos anticonceptivos es una forma de represión: hay todo un conjunto de políticas (o falta de) que impide que las mujeres (de nuevo, pobres, heterosexuales y sexualmente activas) vivan su vida sexual. No es necesario que haya un soldado apuntando contra cada una de ellas cada vez que activamente busca un contacto sexual: la negativa del MINSAL a brindar métodos de planificación familiar a menores de edad, el rechazo social que enfrentan al ejercer su sexualidad son medidas estatales y sociales que condenan el derecho de las mujeres a ser seres sexuales. Al limitar el ejercicio de una libertad, esto es represión. Así, no solo reprime el Estado, sino también la sociedad.

El uso del término tortura podría generar más resistencia. Cabe aclarar que se usa en sentido amplio y se refiere en este contexto (y de forma MUY general) a un agente que despoja al individuo del control de su propio cuerpo y deshumaniza a la víctima.  Esto ocurre cuando se usan normas religiosas que no toda mujer comparte para imponer la primacía de un producto (un ciudadano en potencia) sobre una mujer gestante, cuya existencia jurídica es real y comprobable. Es ella quien es forzada a parir un ser no deseado, a criarlo en la pobreza y a perpetuar en él todo el esquema de desigualdad que le fue impuesto a ella por cometer el delito social de ser mujer sexualmente activa y pobre, crimen imperdonable en una sociedad como la salvadoreña. Hablan estos grupos del derecho a la vida, pero nunca especifican el derecho de quién.

Lo que subyace no es solo un grave problema de políticas públicas y sanción social,  sino algo más severo y mucho menos manejable: una crónica falta de empatía. Parece que es imposible para un sector muy amplio de la población reconocer la existencia de o aceptar como legítima cualquier denuncia de violencia originada por género, potencialmente dirigida al 52% de la población de El Salvador.  Por si eso fuera poco, la parte menos cuantificable pero más sensible de esa violencia, la que resulta en sanción social, es practicada por otras mujeres ─socializadas sin saberlo para ver en otra a una enemiga─.

¿Qué hacemos, entonces, en este caso? Al Estado puede criticársele, señalar sus carencias, pero ¿cómo se logra hacer entender a cierto sector de la feligresía católica que el dogma de fe no debe ser impuesto como norma jurídica? ¿Cómo lograr que los constructos de masculinidad y feminidad sean vistos como tales y por tanto pueden ser modificados si se toma la decisión de revisar los modelos de crianza? ¿Cómo hacer ver a la sociedad que el ejercicio de la sexualidad es solo colectivo cuando compete a los acceso a salud pública y educación? ¿Cómo, en resumen, le enseñamos a El Salvador que todas las mujeres son personas?

 

 

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

En el aborto, eutanasia, pena de muerte, eugenesia, y un largo etcétera no se puede separar lo moral de lo legal, lo legal nace de lo moral y la moral de la religión y la religión de dogmas, y los dogmas de la ignorancia y la ignorancia del miedo. La negación de todo esto proviene del miedo y su aceptación a la liberación llana del albedrío. No hay postura correcta, es una decisión individual que ningún gobierno tendrá valor de cambiar.

Esta cipota suena razonable aquí. De no ser porque en tuíter trata a medio mundo de pendejo, uno casi dudaría de su carácter histriónico (la elección de la palabra no es casual).

La falta de interés y poca visibilidad de este problema se refleja en una ausencia total de debate en este medio por parte de los lectores. Solo insultos y descalificaciones.
Adelante Virginia, hagamos visibles los problemas a su gente.

Lamento mucho el lenguaje que ocupa Virginia acá, pese a que intenta exponer con coherencia; la visceralidad y el hecho de obviar la bioética hacen que sus argumentos se queden cortos. Vive en el pasado creyendo que todos quienes nos oponemos a su concepción de "sexualidad" tenemos religión. No quisiera juzgarla por su apariencia, pero no parece ser muy feliz, incluso con la elección de vida que ha hecho.

A mi criterio, el tema del aborto ha sido mal planteado desde el inicio; porque por una parte estoy totalmente de acuerdo en que la mujer debe tener derecho sobre su cuerpo y ella debe tomar sin injerencia alguna las decisiones sobre su salud sexual y reproductiva; eso ni siquiera debería ser sujeto de discusión, debería darse por sentado, tal como decir que el cielo está arriba y la tierra abajo; más bien la pregunta central en esta discusión radica en establecer ¿a partir de qué momento se le reconoce la calidad de ser humano a la persona?... ya que en el tema específico del aborto, me temo que más que un tema dogmático-religioso, o de un tema de derechos de la mujer, se trata de decidir sobre la vida y la muerte de un ser diferente a la madre, y en lo personal ahí es donde ya no me cuadra la dinámica que ha tomado esta discusión. Y considero que establecer arbitrariamente el inicio de la vida en un momento posterior a la concepción nos conduce inexorablemente a una discusión semejante a la que tuvieron los españoles del siglo XVI, sobre "si los indios tienen alma".

"¿Cómo, en resumen, le enseñamos a El Salvador que todas las mujeres son personas?"

Facil: Aplicar la solucion española: un marco legal donde la misoginia y el maltrato a la mujer sea penado. Eso en España funciona.

Bueno que decida la escritora. Dice cada disparate! Por un lado habla del "derecho" a que las menores de edad reciban anticonceptivos y a que se respete sus "sexualidad activa". La promiscuidad que la señora reclama para la mujer, solo la vuelve objeto del placer del hombre y después se queja de que el hombre, no le de su lugar a la mujer. Hay gente que no sabe ni donde esta parada.

completamente de acuerdo con el comentario de felix; por otro lado, aceptando y reconociendo firmemente que soy creyente en Dios, pero en esta ocasión sin mencionar ni meter a Dios ni a la religión en la discusión y comentarios en cuanto al tema del aborto. En un escenario ideal para cualquier "humanista científico"(ATEO); los seres humanos deberíamos dar rienda suelta a nuestros deseos y necesidades "biológicos", y por lo tanto los adolescentes en edades tempranas deberían tener la libertad de ser sexualmente activos desde el inicio de la pubertad como cualquier otro mamífero sobre la faz de la tierra, sin tomar en cuenta que aún los animales "inferiores" poseen el fuerte instinto de conservación de la especie demostrado una y otra vez en los diferentes vídeo documentales donde se ve a las madres especialmente, arriesgando sus propias vidas para conservar la de sus crías.
Por otro lado vemos como el aborto se vuelve una salida "fácil" al no querer asumir las consecuencias de un estilo de vida promiscuo, precoz y de libertinaje sexual.
Por lo tanto, dejo el link del vídeo documental el grito silencioso, y que cada quien tome partido de acuerdo con lo que le dicte su consciencia, advirtiendo de antemano, que de todo lo que hagamos o dejemos de hacer, hemos de dar cuenta ante Dios al final de nuestros días; ya sea que uds. lo quieran creer o no. Es tiempo de demostrar nuestros valores éticos, morales y nuestras creencias espirituales y religiosas en un mundo decadente que se acerca a su fin. http://www.youtube.com/watch?v=3jB06pkv17s

Las organizaciones marxistas también saben de marketing, con estos informes manipulados pretenden atraer fondos internacionales para favorecer a un grupúsculo de sanguijuelas feministas.

Pues, las mujeres pobres heterosexuales (y todas las mujeres, en general) deberian primeramente tener acceso a educacion sexual. Las mujeres no quedan embarazadas por haberle dado "rienda suelta a sus deseos carnales" sino por ignorancia. Muchas de ellas terminan embarazadas sin siquiera haber estado sexualmente exitadas, sin haber experimentado un orgasmo. Las mujeres, y mas aun, las del grupo pobre y heterosexual como las llama Virginia, son utilizadas, y llevadas a actos sexuales que muchas veces ni entienden. Ellas no saben de ciclos menstruales, de metodos anticonceptivos, de su derecho a decir NO si no quieren copular. Ellas solo saben seguir el flujo de las cosas, tal como sus madres, y sus abuelas antes de ellas. Embarazadas del primero que se fijo que ya estaban desarrollando... o, acaso piensan que dicho grupo de mujeres (pobres, heterosexuales) va de novio en novio, safisfaciendose sexualmente? NO! Claro que no! Yo no estoy a favor del aborto por muchas razones, entra las cuales porque pienso que es un asesinato, y pensar que vamos a justificarlo porque las mujeres pobres y heterosexuales tienen derecho a buscar su placer sexual y no pagar las consecuencias. Por favor!
Se imaginan la sarta de desgraciados que despues de utilizar a las mujeres sexualmente, luego las obliguen a abortar porque no tienen pensado hacerse cargo del bebe. No sera esa una violencia mayor? No solo la mujer quedaria reducida a un objeto sexual, sino tambien a abortar no por decision propia sino por temor a las represarias de su companero de noche. Mas pareciera que los mayores interesados en el aborto, son los hombres. Cuantos problemas les evitariamos!
Que absurdo pensar que el aborto es la solucion para todas las mujeres puedan explorar su sexualidad y no preocuparse de las consecuencias. Se imaginan el cuadro:
Soy mujer, vivo a plenitud mi libertad sexual, un dia uno, luego otro, solo porque si. La sociedad no tiene porque decirme nada, soy un animal sexual y hago con mi vagina lo que quiero, se la doy a quien yo quiero sin que nadie opine al respecto, y si resulta que quedo embarazada, que importa! para eso esta el aborto.

El aborto al igual que el tema de las pandillas/maras es un tema muy dificil de plantear una "verdad"... más alla de eso, la persona como indivio debe de buscar su evolución como persona y sobre todo la superación así que no todo es culpa del estado, no todo es culpa de la familia, de la sociedad etc. No hay que buscar la culpa en terceros cuando uno decide ser ignorante. Como se dice en la voz popular el salvadoreño se rebusca...

Quien tenga un poquito de cultura feminista y periodística ha leído algún fragmento de un escrito, entrevista o libro de Oriana Fallaci,atea,feminista de pura cepa, intelectual de primer nivel y odiada por los fanáticos musulmanes. Pues bien, esta increíble mujer escribió "CARTA A UN NIÑO QUE NUNCA NACIÓ" un cuestionamiento válido para cualquier mujer, un párrafo es este: "Muchas mujeres se preguntan: ¿por qué traer un hijo al mundo? ¿Para que tenga hambre, para que pase frío, para que sufra traiciones y ofensas, para que muera avasallado por la guerra o por una enfermedad? Y niegan la esperanza de que su hambre sea aplacada, de que su frío se desvanezca al calor, de que no carezca de fidelidad y respeto, de que viva largos años para tratar de borrar las enfermedades y la guerra. Quizás esas mujeres tengan razón. Pero ¿hay que preferir la nada al sufrimiento? Yo, hasta en las pausas en que lloro sobre mis fracasos, mis desilusiones y mis dolores, llego a la conclusión de que sufrir es preferible siempre a la nada. Y si amplío esta conclusión a la vida toda, al dilema de nacer o no nacer, termino por exclamar que nacer es mejor que no nacer".
Ella se hace el planteamiento desde su posición y embarazada, alguíen a quien su madre intento abortar.
Me atrevo a recomendar este libro y en general el resto de las obras de esta autora fallecida de cáncer.

En un pueblo tan desangrado como el nuestro no se concibe que existan formas de violencia estructurales que no "reconozcan el derecho a la vida a un desprotegido que depende de su madre para vivir y que sea ella misma la que lo violenta, lo tortura y lo hace pedacitos, quitándole la vida".

Violencia para estas mujeres y grupos feministas no es negar la vida y matar a una persona vulnerable en el vientre de la persona que "debe" protegerle; represión es desalojar un cuerpecito desprotegido de un vientre que le rechaza física y emocionalmente; TORTURAR ES MUTILAR CUERPOS DE BEBES. Por ello cuando se presenta la noción de la violencia emocional de madres que rechazan una vida o se propone no visualizar en las mujeres los efectos producidos en la vida de los bebes esto es motivo de mofa, de descrédito y de descalificación; esto es amarillismo.
¿Qué hacemos, entonces, en este caso? ¿cómo se logra hacer entender a cierto sector de las feministas que el derecho de los demás llega hasta donde inicia el derecho de las otras personas, no importa si son bebés que también tienen derecho a la vida y que no puede ser impuesto a una mayoría? además es derecho constitucional. ¿Cómo hacer ver a las feministas que el derecho a la vida no es dogma de fé sino un derecho alcanzado por la sociedad, independiente de lo religioso? ¿Cómo, en resumen, le enseñamos a El Salvador que todas las mujeres y hombres bebés en el vientre son personas?

Donde se toque éste tema siempre termina catalogado como un asunto meramente religioso. Los argumentos a favor del aborto siempre resultan ser verdades a medias, mentiras o sofismas. No se trata más que del intento del ser humano de liberar su conciencia de la culpa por matar a un hijo, por no mencionar los intereses económicos de grandes emporios. ¡Qué irónico protestar contra el imperialismo y profesar uno, abogar por la libertad de elegir induciendo a tomar una decisión!

LA SALIDA QUE ESTA TIPA QUIERE ES FÁCIL: QUE SE ESTERILIZEN TODAS LAS QUE NO QUIEREN HIJOS Y LAS "CONFUNDIDAS" PARA QUE ANDEN COJIENDO LIBRES, PERO QUE EL MISAL LES LLEVE UN CONTROL DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS Y LAS CARNETICE PARA QUE NO JODAN A OTROS, ESE SERIA UN BUEN NEGOCIO PARA LOS QUE REGRESARON DE CUBA¡

¿Les gustaría que les aplicaran la eutanasia porque son una carga? Primero pregúntenle a la persona engendrada si quiere que la eliminen.¿Dónde quedaron los derechos de los abortados?

Sobre el tema de la despenalización del aborto, ni me voy a poner a discutir. Si estuviera de acuerdo que lo despenalicen, habría que pensar en despenalizar el asesinato.
Lo que más me preocupa es que la chica que escribe se sienta “detestada” en un país que ella misma “detesta”. Qué pena que se sienta (y que viva) en tal situación de infelicidad. Así como ella se pregunta: ¿Cómo, en resumen, le enseñamos a El Salvador que todas las mujeres son personas?, yo me pregunto cómo hacer para que chicas como ella aprendan a ver el lado feliz de existir, lo positivo y feliz que es vivir. ¿Cómo enseñamos a chicas y chicos como la que escribe esto que la vida (con todo y las dificultades que conlleva) vale la pena y tiene sentido?

Qué triste leer la mayoría de los comentarios escritos por "disque" hombres en contra de este artículo.

A ustedes hombres "machos": ni Virginia ni ninguna otra persona que nos consideramos a favor de los derechos de la mujer estamos a favor del aborto.

Durante el transcurso de mi vida, los únicos que han forzado a mujeres a "sacarse el feto “han sido hombres (y unas pocas mujeres) de "posibilidad económica" en posiciones de poder a los que no les ha convenido que se sepan sus abusos sexuales o no les conviene que se haga público el nacimiento de "bichos ilegítimos" pues les arruinaría su imagen social. Otros opositores a derechos de la mujer adoran al feto pero odian y niegan prestaciones, primero al bebe, luego al adolescente, y al final anhelan la muerte de los adultos que, por haber sido odiados durante su niñez y juventud, cometen crímenes (en la mayoría en contra la propiedad privada) y/o no se comportan "como Dios manda". ¡Que hipocresía!

No estamos a favor del aborto! Estamos a favor de que la mujer tenga las mismas libertades de las que gozamos los machos. Ninguno de nosotros tenemos derecho de intervenir en las decisiones privadas de otras personas.

Por favor no te desanimes Virginia, algunos machos salvadoreños hemos sobrevivido los abusos de los falsos profetas, hemos leído y hemos admitido nuestra ignorancia, hemos admitido que fuimos (y somos todavía) parte del sistema que perpetua la injusticia en contra de la mujer pero que ahora estamos dispuestos a luchar por vuestra reivindicación.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.