El Salvador, traducido para gente de veintitantos.

« Los veinte años de ARENA y el mito de la nación victimizada | Inicio | La penalización total del aborto en El Salvador como represión y tortura »

24/09/2014 3:13:50

Un viejo me tocó el culo en el bus. No creerás lo que pasó después

Introducción

Desde hace como dos semanas quería escribir un post sobre la nueva forma de darse paja en el quehacer partidario: el supuesto relevo generacional. Este parece ser una realidad, mas no significa necesariamente una renovación del actuar en política. Iba a escribir que ni Nayib Bukele (prometiendo, como todos los alcaldes, la entrega de proyectos justo en los meses de precampaña electoral) ni Ernesto Muyschondt (me lo encontré en un PriceSmart y uno de sus acompañantes llevaba una camisa que decía "Neto es mi ídolo") representan, como se hace creer en medios, nuevas formas de hacer política partidaria, pero me dio hueva y he decidido hablar de algo mucho más trascendente: mi culo.

No teman; no procede acá hacerles partícipes de las diversas transacciones en que mis glúteos máximos se han visto envueltos, pero dados los eventos de mi mes, considero prudente, relevante y necesario hablar de este singular septiembre en el que he sido, al parecer, una bomba erótica del transporte colectivo.

I. Marco histórico: protoerotismo FUD

En 1996 tuve un overol blanco con florecitas rojas. Yo, que por aquel tiempo tenía un peinado que rendía homenaje a San Francisco de Asís, me sentía en la cima de la feminidad cuando me ponía mi overol. Este tenía un defecto, según mi papá: la falda era corta y me quedaba por arriba de las rodillas; así que cuando me sentaba podía cualquiera deleitarse viendo mis cilíndricos muslos a placer. Yo no reparaba en ello porque, pues, tenía nueve años. 

Saucisse_de_Toulouse

Mis piernas en 1996

Un día, mientras vestía mi etéreo overol, mi papá decidió llevarme en bus a casa de sus padres, en el Puerto de La Libertad. El latón al que nos subimos iba lleno, pero él logró encontrar un espacio para mí entre dos adultos: una señora madura y un chichipate cincuentón. Mi tata, para entonces un treintañero adecuándose a vivir sin ser perseguido, me dijo que me sentara y le avisara si el señor veía con morbo mis piernas. No entendí qué me quiso decir y me prometí ir a buscar la palabra en el diccionario al volver. El bus arrancó y yo, sin saber qué cosa era el morbo, me quedé con la vista fija a mis piernas para estar pendiente de aquello que tan mal sonaba. Nunca vi nada más que  la mano del señor en mis rodillas y una erección en sus pantalones. No le conté nada a mi papá.

Y sí, a los nueve años sabía qué era una erección. Las ventajas de tener padres trabajando en medicina es que los penes son penes y se erectan; las vulvas son tales y  no se comete la soberana estupidez de llamarlas vagina. Por mucho empeño que pusieron mis tatas en darme una educación sexual sin morbo, no hay nada que te prepare para reaccionar ante una erección a los nueve años.

 

II. Marco referencial: la verga y yo

A pesar de ello, crecí y tuve durante cierto tiempo una agradable relación con los penes. Linda, biunívoca, satisfactoria; mejoraba mucho cuando nuestras interacciones eran fugaces. A pesar de nuestros grandes momentos juntos, poco a poco dejaron de interesarme y encuéntrome desde hace un par de años al otro lado del espectro. So long and thanks for all the dick.

 

III. Caso I: el hombro XXX

Por algún motivo, y esto es algo que si usted se identifica como mujer y usa el transporte colectivo puede ratificar, no hay parte del cuerpo humano más erótica que un hombro. No son las tetas ni los culos, mucho menos las vulvas: no hay cosa que despierte más erecciones que el reiterado contacto de la entrepierna masculina con un hombro. Al menos el mío puede presumir de una capacidad de seducción tremenda.

Por ejemplo, a inicios de mes iba yo feliz y a la vez contenta a comer comida china. Por ser un sábado a mediodía, todos los buses rumbo a la zona norte iban llenos, así que no me extrañó que un sujeto con indumenaria de empleado de banco se parara junto a mi asiento. Empero, mi casquivano hombro volvió a hacer de las suyas y ahí estaba la erección del sujeto rozándose contra mi sugestivo omoplato. Duro y dale contra mi hombro a pesar de mis intentos de alejarme de él (ese es otro punto: no hay manera sutil de evadir a un rozacuerpos. Una puede apartarse, quejarse, burlarse y empujar, pero el sujeto siempre encontrará una manera de volver a arrimarte el boli).

¿Ubican estos videos porno de majes masturbándose en un bus? Lo más inverosímil de todo es que la gente parece no reaccionar, ¿cierto? La víctima de mi hombro briggittebardotesco no tuvo suficiente con mis esquivas ni sus roces, sino que, a altura de Metrosur, decidió abrir su pantalón y empezar a masturbarse sin más. Lo próximo que supe fue que mi puño se encontró con su nariz y que, tras el crack respectivo, el maje huyó diciendo "agradecida deberías de estar, puta". Yo temblaba de la cólera. Nadie en la 44 llena a reventar dijo ni mu.

 

IV. Caso II: el tanteyo del aguacate

Son las ocho de la noche del 23 de septiembre y el microbús de la 5 no pasa. Soy una gata bajo la lluvia. Acabo de salir de clases y quiero llegar a mi casa a cenar y jugar con el gato. Tras media hora de espera, una auténtica lata de sardinas aparece. Pago; me subo. El viaje avanza sin inconvenientes. El microbús se vacía dos paradas antes de llegar a mi casa, quedando a bordo cinco personas y yo. Una de ellas, un señor rondando los sesenta años, piernas separadísimas (pobre, el priapismo es un mal que debería hacernos reflexionar) y lentes de carey, iba sentado junto a la puerta de salida. Justo cuando me paro junto a ella, siento la mano del señor inspeccionar mi culo cual si de aguacate se tratase. Volteo para reclamar y el maitro encuentra mi mirada mientras estruja mis nalgas y se humedece los labios con la lengua. Mi mano derecha, en donde ya llevo las llaves de mi casa, no puede evitar precipitarse a la mejilla del señor y enterrar la llave del portón tan hondo que lo hace sangrar. Mi culo pierde su encandilante magnetismo de repente y el señor empieza a decirme zorra de mierda. El microbús para. Yo escupo en la cara del sesentón. El motorista entiende qué ha ocurrido y arranca antes de que el señor pueda perseguirme.

IV. Epílogo

Cualquiera de esos dos hijos de puta pudo haberme matado. Cualquiera. Así como la gente no hizo nada mientras erotizaban sin mi consentimiento partes de mi cuerpo, se habría quedado de una pieza si alguno de ellos sacaba un cuchillo, una pistola y me mataba, ¿por qué? pues por puta.

Tengo muy claro que acá la erótica no soy yo, que ni mi hombro ni mi culo poseen cualidades sexuales relevantes, sino que se los ha visto como porciones de las cuales obtener placer. No soy yo, Virginia la persona, quien ha sido ultrajada, sino una porción de carne. Eso lo tengo claro. Lo que me resulta impresionante y me deja estupefacta es la facilidad con la cual estos dos cerotes creyeron que podían disponer de un hombro o de un culo para su propio placer sexual porque sí, porque pertenecen a una mujer y para eso sirven: para violarlas. La cara de sorpresa cuando vieron que el trozo de cuadril de Pollo Campero que creyeron usarían a placer levantó los puños y peleó hasta hacerles sangrar. La indignación con la que recurrieron al insulto por atreverme a rechazar su cortés erección. No lo concibo.

Más bien, sí lo hago. Es un comportamiento socialmente aceptable; disponer de los cuerpos de mujeres es una manera de mostrar hombría. No responde a falta de instrucción o a una condición económica dada, es la sociedad quien avala la posesión de los cuerpos femeninos de esa forma. Eso es ser hombre: escupir, orinar en la calle, llamar culito a una mujer con quien se busca coger. Esa noción de hombría es la que lleva a que en este país haya femicidios de honor que quedan impunes porque los canales de obtención de justicia no funcionan. Esa idea de la masculinidad mata no solo culitos ni putas ni zorras malagradecidas (¿quién las define como tales?), sino a familias, a hijos e hijas; a madres y abuelas.  

Yo tengo la dicha de saber que eso no es ser hombre ni ser mujer equivale a ser sumisa. No voy a decirle a ninguno de esos dos que el género es un performance ni que existe tal cosa como la autonomía del cuerpo. A mí se me violentó y ante el bystander effect, el machismo estructural y la cosificación de mi ser no voy a responder con folletitos de Foucault, sino con el puño cerrado y las llaves enterradas en la mejilla del hijueputa que ose tocarme sin mi consentimiento. Ojalá se diviertan mucho explicando en su casa quién los sangró en la calle.

 

PD: pronto, en Cuatrovisión: "Le tocan el culo... ¡y encuentra la muerte! Ademáaaaaaaas, Alianza golea en casa".

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

Te felicito por escribir esto y por cómo lo escribiste. Es un tema del que deberíamos de discutir en permanencia para encontrar mejores maneras de construir masculinidad.

JAJA! wow honestamente es una lástima que hayas pasado por todo ésto, si no te niego que hay bastante viejo rabo verde enfermo en éste país, es una lástima ver las joyitas que te han salido. Solo espero que ésto no te cause resentimiento social ni termines generalizando.

Que buen articulo, describis los episodios con detalles y elocuencia que nos deja claro lo que pensas y sobretodo lo que sentis. Me atreveria a decir que estos abusos se dan en cada ocasion que un bus viaje a mas de su capacidad de pasajeros o sea bien seguido. Hay tantas faltas de nuestra sociedad que se podrian mencionar en estos incidentes, pero quiero enfocarme en alentar a las mujeres que siguan tu ejemplo, que cuando sean victimas de esta situacion levanten lavoz para denunciar esto,para despertar conciencia de este abuso y asi castigar con una buena vergiada a estos hijos de puta.

No sabés la cólera que me da leer por lo que has pasado, a mí me dan ganas de partirle el culo a todos esos pendejos que se me quedan viendo como que soy un pedazo de carne cuando voy por la calle, como que un escote, un labial rojo, el pelo suelto y demás les diera derecho de mirarte con esa lujuria descarada y decirte "halagos" según ellos. Pues nada, de ahora en adelante les va a caer su puteada, cerotes.

Pues me parece excelente que escribas sobre esto, yo que viajo en trasporte publico todos los días he visto y he sufrido tantas veces situaciones similares que terminas "curtiéndote" , la primera vez lloras y te asustas, la tercera avivas y frenas a tiempo la quinta y sexta ya los puteas y los pones en evidencia , pero ¿Por qué esperar hasta una quinta o sexta vez? , ¿Por qué tu reacción inicial es asustarte y no hacer nada, no defenderte? ... Realmente como tu dices: "ser mujer no es ser sumisa" pero hay una estúpida sociedad que te mete esas ideas en la cabeza y te hace pensar que no podes defenderte. Te agradezco por retomar le tema porque es algo de lo que nadie habla y que es una realidad DÍA a DÍA en el país.

excelente articulo, que manera tan suelta, tan sana de hablar de las cosas del dia a dia,que seguro a muchas nos a llenado de enojo y hasta frustacion, de la situacion de la mujer cargada de machismo, me llegas, me encanta tu franqueza y tu fuerza.

"Solo espero que ésto no te cause resentimiento social ni termines generalizando". Vos hablando de abusos sexuales normalizados en la vía pública y de eso lo que a este tipo le preocupa es que la categoría social "hombres" no quede mal parada.

Me ha encantado tu articulo, y en verdad viajo en bus y no imagine que hubieran pendejos con aberraciones tales como para masturbarse en el bus, una recomendación es que en lugar del puño te compres un gas pimienta o una pistola de shock eléctrico pues es algo que te dará mas tiempo y un poco de seguridad ante un cabron armado, ambas las puedes comprar en una venta de armas y son artículos legales, es una recomendación para todas las chicas, lo mejor es que tienen a favor el factor sorpresa, porque la mayoría de estos pendejos nunca esperan que una mujer se defienda.

Tal parece que la muchacha vulgariza en demasía su opinión sobre cosas que realmente pasan en el país y que hay que cuestionar y educar a la población, pero ser vulgar no es apropiado... las cosas se pueden decir enfáticamente y con franqueza lo que sinceramente se critica.

Me enardece esta situación, pero compruebo que no sólo a mi me ha pasado, todavía a mis años sucede, es generalizado. Los hombres agreden y no sólo viejos rabo verde, también jóvenes y luego nos echan la culpa a las mujeres por "provocativas", y entonces porqué agreden a niñas, ancianas, niños y hombres, será que estos también los provocan?. Claro que no, son unos desgraciados que ni con la Ley entienden. La felicito por contar su experiencia.

Yo vivo en los Yunaires y aquí cualquier mujer que sienta que está siendo abusada sexualmente de hecho o de palabra puede parar a un Policia para que detenga al abusador por acoso sexual (sexual harassment). En El Salvador la Policia Nacional debería ser instruida para hacer lo mismo. Me parece muy valiente tu artículo. Creo que las nalgas y los hombros y todo lo de una mujer es para uso privado con su pareja y en forma consensual. O no?

Que chiva tu reacción, hubiera querido tener valor para partirle la cara a esos que me agarraron las chiches y no porque fuese provocativa porque usaba uniforme y tenia 13 años.

Y en tantas otras ocasiones que se masturbaron con mi hombro o mi brazo arrrghh y aunque les hice la mirada de odio y traté de apartarme, siguieron.

Las veces que llegue sin aliento a casa y al borde del llanto porque alguien no solo me dijo algo asqueroso, sino tambien me siguió.

Pero, de ahora en adelante tendré listas las llaves.

Ojalá haya más como vos, pensando así, escribiendo así, golpeando así en El Salvador.

Muy interesante el artículo, pero el Español siendo uno de los idiomas que más palabras tiene, me pregunto por qué utilizar malas palabras?

Que triste que después de la liberación femenina de hace maá de cien años, nos sigan faltando el respeto de esa forma y nosotras no nos demos a respetar hablando como ellos (ver el vocabulario de albañil tocón que tiene la bloggera...) Mi conclusión: la eterna rueda de caballitos, que nunca ha de acabar.

Me identifico totalmente, a mí me ha pasado también y de igual forma he reaccionado, pues en ese momento se trata de defender la integridad física y emocional, en ese momento todo se vale, pues nadie tiene derecho de usar tu cuerpo sin tu consentimiento, ni siquiera el propio esposo, hay muchos que dicen que las mujeres son las que provocan, pero para que sepan si uno quiere puede salir desnuda a la calle y nadie tiene el derecho de ponerle un solo dedo encima. Nos falta encontrar e implementar una solución para esta sociedad tan enferma en la que vivimos, la cual ya hemos aceptado como normal. Para las personas que critican el lenguaje utilizado, quizás nunca han vivido una experiencia de estas, no es nada romántico, es lo más repugnante que una persona puede vivir, así que esas “malas palabras” son las que mejor describen estas malas experiencias.

Para mí a estos tipos hay que mandarlos presos, endurecer la leyes y también no se olviden de que algunas mujeres dejan mucho que desear en cuanto a la vestimenta van casi enseñando todo, porque será me pregunto, luego se cruzan con un degenerado y estallo la bomba.

Espero no ofender sentimientos pero es la verda, tenemos que cambiar todos por una sociedad más culta.

Tengo hijas y realmente siento pena cuando veo estas cosas, por mi tipo de trabajo tengo pleno conocimiento geográfico de todo ES, pero tengo dos hijas y eso me detiene a llevarlas y vean lo bello que es nuestro querido ES, no creo que se pueda soportar un abuso como este.

#agradecidadeberiasdeestar


Pajas. Tu mejor post hasta el momento.

Que inspiración Virginia para este fuerte post, pero has contado una realidad que se da, pues no solo en El Salvador, sino en casi todo Latinoamerica. Hay países como Brasil (especificamente en Rio) donde hay vagones de metro (en otras ciudades buses) de color rosa en el cual solo mujeres pueden subirse, lo han logrado por demandas de las mujeres que se han quejado de los arrimones.

Saludos de tu olvidado amigo.

No he leido otros de tus escritos, pero que colera hija de cien mil ...... Que indignante, como le decia a una amiga que gran pecado es ser mujer en una republica bananera. Lo peor es congeneras que tambien nos culpan por este tipo de ataques. Es que es un emputamiento epico leer estas lineas, peor aun que es un comportamiento aceptado. Al leer cosas asi es cuando me alegro estar fuera del pais. Lastimosamente, el enojo pasara y seguire aniorando este culito de tierra llamado El Salvador.

Es la primera vez que leo un artículo tuyo, y pues espero que sea no se la última.
Aunque los sucesos han sido lamentables, han dado paso a una excelente crítica.

El mejor post publicado en los blogs de EF en lo que va del año. Esa virtud de escribir de forma perspicaz, rozando la literatura. Ojalá, por lo menos, tenga como efecto que más irrespetuosos terminen sangrando de la cara.

Sin palabras estoy, con lo poco que puedo decir es que me alegra saber que soy de las pocas mujeres que ha dado un puñetazo en la cara de estos enfermos sexuales aunque, siempre tengo miedo que puedan matarme o violarme, creo que El Salvador necesita con urgencia un cambio.

Recuerdo que con 13 años un viejo asqueroso dijo: "Ya esta para romperle el nance" te imaginas lo perturbador que puede ser a los 20 ahora a los 13!!!!
Me siento orgullosa de nos ser la mujer sumisa que se queda callada a estos actos inmorales, he dado puñetazos y he puteado pero siempre esta el temor de que te violen o asesinen. EXCELENTÍSIMO POST!!!

Hola, gracias por compartir tu experiencia. Espero que sigas escribiendo sorbe estos temas y que se hagan más denuncias. Pero también existimos hombres que tratamos de construir un país más digno y que intentamos cambiar nuestro entorno.

WOWW ME QUE BUEN ARTICULO, ESTO QUE TU HAS PASADO LO PASAN TODAS LAS MUJERES A DIARIO YA QUE LOS MACHOS EN ESTE NUESTRO PAIS Y DIGO MACHOS PORQUE EN REALIDAD SER HOMBRE ES OTRA COSA, ES ASI COMO SE SIENTEN BERGONES, MI ESPOSA SUFRIO UNO DE ESOS INFORTUNIOS Y EN EL MOMENTO NO ME DIJO POR MIEDO A QUE EL HDP ESE NOS HICIERA ALGO A MI HIJA Y A MI YA QUE ADEMAS ASI EDUCABAN A LAS MUJERES ANTES, HOY A NUESTRA HIJA LE ENSEÑO QUE NADIE TIENE DERECHO A TOCARLA, A MANOCEARLA Y QUE EL PRIMER HDP QUE LO HAGA QUE SEPA DEFENDERSE, DESGRACIADAMENTE ES UNA CULTURA QUE COSTARA MUCHO ERRADICAR DE NUESTRO PAIS.

Las "palabrotas" rompen con el contenido y estructura tradicional de la forma de expresarse por escrito, quienes critican tu forma de expresarte están restándole la importancia al verdadero mensaje de tu historia, eso es lo que importa, no si te expresas con palabras altisonantes, tú puedes hacerlo como quieras. Los hombres insisten en asegurar que las mujeres provocamos con nuestro vestuario, que acaso no entienden que nosotras podemos vestirnos como nos plazca, el problema no es nuestro sino de LOS HOMBRES ENFERMOS AGRESORES, y sino es así, diganme ¿PORQUÉ VIOLAN NIÑAS, NIÑOS Y ANCIANOS, ACASO ELLOS SE VISTIERON PROVOCATIVAMENTE?

Hola. muy interesante entrada. Primero por la calidad y redacción, segundo por la naturalidad con que lo abordas el tema. Debe quedar claro que este tipo de cuestiones son parte de una realidad humana, que todos los seres somos sexuales, y que podemos disfrutar de un contacto con otras personas. Sin embargo, como dijeron antes y tu misma, esto debe ser consensuado. En mi opinión como individuo, no te dejan otra alternativa que defenderte con puños y garras, con llaves y gas pimienta, todo se vale. Aquí agregaría únicamente el que como sociedad, todos estamos obligados a ser solidarios con nuestros semejantes, mas aún si se trata de una dama, pues por obvias razones es el blanco cotidiano de depredadores sexuales. Yo soy ciego, y a ciegas me he tenido que enfrentar a gente que no veo pero que sé por un reclamo, que han molestado a una dama. Con mayor razón deberían reaccionar otros hombres, para defender a una dama ofendida, con mayor razón otras mujeres deberían solidarizarse con la dama en apuros, y apoyarla y defenderse entre todas. Es imposible pensar que un problema de carácter sexual tenga algún día una solución. Pero sí es posible reeducar a la sociedad para ser mas unida, menos apática ante esta clase de atropellos. Que una mujer se vista sensual, que un hombre la mire con deseo, son cosas que se pueden debatir y no llegar a ningún acuerdo. Lo que no debe estar a discución es ser apático a pasar de una mirada, a un toque, roce, o incluso a las palabras. Romper esa delgada línea que separa los derechos individuales y la dignidad y seguridad, es lo que debemos de cuidar mas entre todos. Me llena de rabia pensar que en medio de 40 personas una mujer u hombre, se puedan sentir tan solos que tengan que sentir miedo. El chofer del bus en que viajabas, aunque se le pudiera aplaudir que permitió que te alejaras de la escena, creo que no hizo lo correcto. Su obligación era haber puesto en su lugar al imbécil que te atacó, por que tocarte sin consentimiento es eso, un ataque sexual. y enseguida, debió el chofer ofrecerte llamar a la policía para poner una denuncia. El problema como sociedad es que todos con la apatía contribuímos a que estas cosas sigan pasando. Te felicito por tu valor, y seguiré tu blog con interés y respeto. saludos desde México.

Facil comprate un carro, a veces el transporte colectivo va muy lleno y evitar ese tipo de roses es casi imposible, soy hombre se que a veces pueda molestar ese tipo de roses, pero y que hacemos?

Ah por cierto me refiero a roces, no otras cosas vulgares.

Me gusto el tema pero la forma vulgar y grotesca con que esta senorita se expresa es de mal gusto usando palabras soeces .😝

Genialmente escrito, es increíble la forma en cómo me sentí identificada con aspectos tan grotescos de algunos hombres y que se valgan de sus acciones por el hecho de ser un hombre.

Deja que tectoquen el culo. Al fin y al cabo favor te hacen porque supongo que ni buenolo tenes zorra

Muy buen articulo, pero sinceramente no es necesario el lenguaje soez, aunque sea un recurso para graficar la justificada indignacion de la autora. Que lastima que en nuestro transporte publico sucedan esas cosas.

Pura malacrianza cultural de este pueblo

Tienen sus higado esta mara... enfermos mentales sin dudas.... pero que higados!!!!

Que buenisimo tu articulo, hablas como hablamos en la cotidianidad los salvadorians.

Te felicito por tu forma de sobreponerte, quiero decirte que en esta sociedad estos casos pasan por montones y no quedan ni en las estadisticas, por suerte en tu caso la libraste bien, pero estos majes van dando cultivo a perversiones cada vez mas grandes que son violadores potenciales. Los abusos no son particularmente exclusivos hacia el genero femenino, te cuento mi caso: tendria yo unos diez años y un viejo cerote que ya pasaba los cuarenta o cincuenta iba sentado conmigo en el bus, el viejo mierda aparentaba ser vendedor porque llevaba un atache sobre las piernas, el cual utilizaba con camuflaje para tocarme la pierna y ofrecerle y decirle a un niño que le podia ayudar con los estudios. Gracias a Dios no paso a mas pero queda esa secuela mental de "porque no hice mas" "lo hubiera golpeado" "si me doy cuenta de algo asi en el bus le doy verga"
Yo no es que sea un santo, la sociedad nos va induciendo mucho al sexo y la violencia y la permisividad a los abusos, pero solamente a travez de actitudes como la tuya de manifestacion real en contra de los atropellos podremos ir cambiando este querido pais y sociedad. Saludos.

Mi comentario al respecto: es bueno concientizar a las mujeres, pero más importante es educar a los hombres.

En un país en el cual las mujeres son quienes educan a los hombres mayoritariamente (debido a la desintegración familiar 75% de ES, inter alia) como El Salvador. El peso histórico del machismo recae en las mujeres más que en los hombres, en la etapa educativa. En cambio cuando las personas ya tienen racioncinio y capacidad de actuar son los hombres quienes tienen el poder y simplemente reproducen el ideario machista en la vida real (pero tanto mujeres, en su mayoría, como hombres, le enseñaron a comportarse así).

Este artículo hace reflexionar pero entre líneas veo mensajes equivocados. No nos quedemos reaccionando de forma negativa (violencia), también podemos actuar deforma positiva para cambiar nuestra realidad (educar).

Mi mensaje es: Mujeres madres: eduquen a sus hijos para que una lesbiana gorda no los haga sangrar en la calle si ellos se comportan como enajenados mentales realizando actos lúbricos en público.

Mujeres afuera de casa: dénse a respetar, pero tengan cuidado al ser violentas, en este país la vida de la mujer vale menos que la del hombre y hay muchas mujeres que mueren por odio de género (feminicidio), la que escribe este blog tuvo suerte que los hombres que la agredieron no quisieron hacerle daño físico (o no pudieron), pero no todas las mujeres pueden correr la misma suerte. A veces las palabras son tan importantes como las acciones, favor usemos más el cerebro que es lo que nos diferencia de los animales (hay mujeres débiles pequeñas, tímidas, etc., no todas tienen la maña para golpear a un hombre).

Mujeres en general: edúquese, sea independiente económicamnte de los hombres, no tolere violencia en su hogar, denuncie si su marido la golpea o la maltrata psicológicamente, ponga a sus hijos a hacer oficios domésticos, ponga a su marido también, que él cocine su propia comida si usted trabaja. Hijas eduquen a sus padres, a sus hermanos, sean factores de cambio, exijan que se les trate igual que a sus hermanos, sea decente y vistase de forma conservadora porque hay violadores en las calles, si va a andar en falda hágalo pero sepa que los hombres son morbosos y le pueden meter la mano debajo de la falda y hasta la pueden lastimar (no su culpa pero se expone y al sistema judicial no le interesa el acoso sexual porque hay 14 homicidios diarios), edúquese y busque un buen trabajo porque si depende económicamente de un hombre estará repitiendo la conducta sumisa y le tocará aguantarse aunque no le guste.

Finalmente: que artículo tan mal escrito, el mensaje es positivo, coincido en la esencia pero se nota que la escritora odia a los hombres, normalmente las mujeres no se acercan al movimieto feminista porque una cantidad importante de personas que lo forman son lesbianas mal ducadas y con mal carácter que odian a los hombres (envidia del pene), lo cual es otra forma de sexismo. Debemos respetar la forma de escribir de la escritora -que tiene otros artículos muy interesantes por cierto,y la felicito por ddicarse a escribir sobre temas tan importantes- pero no deja de ser vulgar y por eso no me gusta como escribe, aunque comprendo que es el lenguaje que el pueblo comprende además que llama la atención y parece ser más franco.
Ahora bien, es bueno destacar que la escritora escribe sin miedo y sin reticencias y eso es muy positivo de su artículo.

Amo bien fuerte el silogismo de este tipo. Como no cojo con hombres, eso significa que los odio. Tampoco me cojo a mi mamá, ¿la odio también?

Cuando tenía nueve años estudiaba música. Para llegar a mi aula tenía que caminar por un largo pasillo. Enfrente había una cafetería donde se sentaban chicos de todas las edades. Recuerdo que la primera vez que camine por ese pasillo no paraban los chiflidos y comentarios vulgares hasta que llegaba al aula. Me sentía siempre tan avergonzada, tan asustada. ¿Qué iba a saber una niña de nueve años? Lo único que podía hacer en mi mente era bajar todos los cielos cada día y pedir que no estuvieran esos hombres ahí. A mis 38 años todavía no se me olvida. Gracias por tu artículo, es increíble como la violencia contra las niñas y mujeres en El Salvador está tan normalizada, y me da rabia leer comentarios como el anterior de Carlos Ramírez trasladando la culpa de esta violencia a nosotras, por cómo nos vestimos. Gracias de nuevo y sigue escribiendo.

Frecuentemente malos escritores creen que se van a hacer famosos escribiendo con ese lenguaje porque suponen que los pocos que los leen tienen igual pobreza mental que ellos. Lástima el desarrollo porque el tema es muy importante.

Hay algo que quisiera decir, NO TE CREO, estas fea y no creo que alguien haya querido tocarte

dudo toda la veracidad de estas historias

no me atreveria ni siquiera a tocarte con un palo y cubierto en traje de biocontencion.

que aburrido

Las autoridades deberían hacer algo, pero aquí los mismos policías son acosadores :s...

Completamente de acuerdo, nadie absolutamene nadie tiene el derecho de tocar el cuerpo de otra persona y principalmente de desconocidos y peor tocar las partes intimas es un abuso.Pues los inteligentes que gobiernan deberian poner una ley donde se marque la distancia hasta donde se debe acercar un individuo que no tiene nocion de la distancia que se debe mantener entre seres humanos

Felicitaciones Virginia por tan excelente artículo, esa idiosincracia con que lo has escrito, tan auténtica y popular.

Lamento estar totalmente de acuerdo contigo, nuestra sociedad educa a los hombres para ser machistas.

Pero tambien es cierto, que dentro de esa misma sociedad, las mujeres son educadas para ir perdiendo cada vez mas el pudor y las buenas costumbres. Cuando digo que son educadas, no me refiero a la familia, la primera escuela; sino mas bien a que la misma sociedad va creando esa forma de pensar y esos estereotipos en los individuos, a los hombres de una forma y a las mujeres de otra.

La mujer para sentirse sexy, debe enseñar cada vez mas!! Es lo que le dice la sociedad mediante la publicidad, la musica, la TV, etc.

Pero bueno, esperemos que articulo tan excelente como el tuyo, nos ayude a nosotros de hombres a no tener que seguir en el mismo pensamiento tonto de ver a la mujer como un objeto para su satisfacción.

Dios te bendiga!

Hola Virginia! Esta semana escribí un texto sobre el acoso callejero e hice una referencia breve a tu artìculo. Agradezco mucho tu voz y la firmeza con la que te postulas frente al problema! Sin embargo, me parece que para erradicar el acoso es necesario plantear soluciones más profundas y a nivel cultural… te invito a leer y a continuar la conversación. Abrazos! http://brujula.com.gt/tu-silencio-no-te-protegera/

A MI ME PASO LO MISMO CUANDO ESTABA ESTUDIANDO Y ES INEVITABLE REACCIONAR DE OTRA MANERA CUANDO TE RESPETAS A TI MISMA, ENTIENDO PERFECTAMENTE ESE SENTIMIENTO DE VER HACIA ATRAS A VER SI NO TE SIGUEN DESPUES DE PONERLOS EN DESCUBIERTO SUS COCHINADAS Y LA MIRADA HIPOCRITAMENTE REPROCHABLE DE LA GENTE TE ATESTIGUA TAL INCIDENTE, APRENDES A DAR PUÑETAZOS, CARTERAZOS O TAMBIEN ALGO QUE ME SIRVIO MUCHO A MI ERA SACAR EL COMPAS Y HACER UN ENCUENTRO CERCANO ENTRE EL COCHINO Y LA PUNTA DEL COMPAS ESO ERA EXELENTE AULLENTADOR

En este momento me he puesto de pie y me encuentro aplaudiéndote por el texto que acabo de leer. Como han mencionado otros comentarios, la manera en que lo has escrito refleja la reacción que ocurre en el mundo, lo toman como chiste o como broma sin darle el debido respeto al mundo. Entonces, ya que parece ser broma para los demás, quizá al leerlo como tal algún día (Realmente lo dudo) logren comprender que no son sólo reclamos y quejas de parte de las mujeres, realmente es una solicitud de respeto... y en el caso de que no lo respeten, que enfrenten las consecuencias.

Me encantó la manera de explicitar todo, & me da mucho gusto de la manera tan perfecta de reaccionar ante la situación.
Muchas mujeres pasamos ppor cosas así & por miedo no reaccionamos...
Me siento muy orgullosa de saber que hay mujeres valientes, sin miedo a nada.

Amí me pasó a los 21 años en Sao Paulo, Brasil:Iba un bus. El sujeto apoyo su mano en mi rodilla. Con la otra se masturbaba. Levanté la vista, lo miré. Mi reacción fue un estallido de llanto e ira. Me dispuse a bajar. El sujeto me siguió. Me pidió disculpas. Dijo que le daba vergüenza lo que había hecho. Que había un mal día. Que no pudo controlar el impulso. En seguida quiso seducirme desde la pena. Como había recuperado la serenidad y confianza estuve impasible y cautelosa. Él se despidió y se marchó.Tu escrito es un manual de instrucción excelente. Gracias por compartirlo.

Graaaaan paja!!! no creo que nadie quisiera tocarte!!! lo que sucede es que querías llamar la atención con un tema sexual cotidiano y un lenguaje subido de tono, disfrazado según tu con tintes intelectuales al elaborarlo como si fuese un trabajo academico... Pero de eso a que te haya pasado lo que has escrito, esta bien poco creible... Psd. Estas bien fea :S

te felicito y merecido se lo tienen esos cabrones que piensan ke ser hombres es faltar el respeto a una mujer.
Y me alegra que reaccionaras asi, porque no hay patanes sino mujeres pendejas ke se dejan por temor al ke diran o a lo ke otros piensen de ellas.
Creo que cualquier persona digna de si misma hubiera hecho lo mismo o hasta algo peor, pero es la verdad no se puede dejar manosear por un cabronazo asi, ya es tiempo de levantar la voz y marcarles un alto a estos tipos enfermos y pervertidos.Y si la sociedad no hace nada, usted tiene voz para hacerlo y a la proxima le recomiendo ke lleve gas pimienta combinado con picante y le rocie en los ojos para ke así cada vez ke le arda se acuerde de no andar faltando respeto a una MUJER.

Excelente artículo. A diario mujeres salvadoreñas estamos expuestas a sufrir agravios por solo el hecho de ser mujeres....y es que algunos hombres son tan pero tan machistas que concuerdan un favor o halago las semejantes faltas de respeto......es la primera vez que leo algo de tu autora. . Me parece estupendo

Vuelvo a tu blog mil años después y sigo siendo tu fan #1!! :D

Qué lástima que la gente esté más enfocada en que "tu lenguaje no es apropiado para una señorita" y no en la importancia del tema. Sos genial Virginia!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.