Crónicas guanacas se concibió para ser parte de El Faro desde finales de 2009, pero le tocó madurar exiliado durante más de un lustro. El blog regresa a su casa su esencia intacta: interpretar fotogramas, escenas o secuencias de la realidad salvadoreña.

« País subdesarrollado, periodismo subdesarrollado | Inicio | El cuento de los enfrentamientos »

29/08/2017 11:58:36

Mijango tenía razón

En lo sustancial, tenía razón Mijango, el mediador in chief, en su análisis sobre lo que se le venía encima a El Salvador.

Tenía razón el denostado Raúl Mijango cuando, hace ya dos años y finiquitado el controversial proceso que convenimos en llamar la Tregua, nos concedió una larga entrevista –una más, esta vez on the record– con la vaga pretensión de que sus respuestas, las de un testigo privilegiado, sirvieran como colofón a una de las políticas públicas que más incidencia ha tenido en la evolución de las maras y de los mareros.

Tenía razón Mijango cuando dijo: “Las posibilidades de construir paz en el país se han agotado, y ahora toca esperar a que los sedientos de muerte y de sangre, tanto en las pandillas como en el gobierno, se sacien y vuelvan a considerar que es necesario trabajar por la paz”.

MIjango_VP_01-580
Foto Víctor Peña.

Aquella entrevista tuvo lugar el 1º de octubre de 2015, meses después de que el gobierno de Salvador Sánchez Cerén abortara sus negociaciones con los pandilleros y le apostara todo a la versión más sangrienta y brutal del manodurismo de todas las ensayadas tras la firma de los Acuerdos de Paz. Para entonces, los “sedientos de muerte y de sangre” de uno y otro lado ya estaban desatados. De un lado, las pandillas asesinaron a más de 60 policías en ese año, muertes brutales y cobardes en su inmensa mayoría, y también se atrevieron a desafiar a la sociedad entera con un paro del transporte público; del otro lado, se había consumado ya la masacre de la finca San Blas e incontables samblases más que la Policía Nacional Civil, con la anuencia de la Fiscalía y de la sociedad en general, encubre y tolera bajo la etiqueta de “enfrentamientos”. Poco ha cambiado en dos años.

Tenía razón Mijango cuando dijo: “¿Cuánto tiempo va a durar [la guerra]? No sé pero, en la experiencia que conocí y viví en el conflicto armado de los ochenta, fueron diez años y más de 50,000 muertos. En 1982 se hizo la primera propuesta de búsqueda de soluciones negociadas, pero en aquel momento las dos partes creyeron en la victoria militar. Es igual que ahora, que el gobierno está tratando de buscar una victoria militar, mientras que una vía negociada permitiría ahorrar tiempo, ahorrar muertos y ahorrar sufrimientos, y resolver el problema de una forma eficaz”.

Han pasado dos años y 9,000 asesinatos desde aquellas palabras, y no se atisban todavía señales inequívocas de que las maras estén perdiendo el control en sus canchas, o de que el diálogo pueda emerger como solución a un problema tan desbordado que solo los más miopes entusiastas del manodurismo creen que se puede resolver por la vía represiva.

Tenía razón Mijango cuando dijo: “Cientos de grupos [clicas] antes respondían a las directrices de las ranflas nacionales, pero ahora han caído en la anarquía, operan de forma autónoma, unidas solo por la idea de practicar la violencia”.

El gobierno presenta como uno de los grandes logros de las Medidas Extraordinarias haber dificultado como nunca antes la comunicación entre las ranflas encarceladas y los pandilleros en la libre. Y seguramente sea cierto, seguramente hoy sea más difícil que nunca que escapen órdenes o consignas de las cárceles, pero ¿nos hemos preguntado si eso per se ayuda o entorpece para buscar una solución a este conflicto tan enraizado y complejo?

Por último, creo también que tenía razón Mijango cuando dijo: “Yo llegué al convencimiento de que ya no hay capacidad nacional, con actores nacionales, de encontrar una salida a este problema. Siento que nos hemos polarizado demasiado, y que de alguna manera nos hemos satanizado entre nosotros mismos, y que el mismo Consejo [el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia] terminó siendo un fantoche que para lo único que ha servido es para justificar y legitimar la acción represiva del gobierno”.

La sociedad salvadoreña, a pesar de lo que asegura la propaganda gubernamental, está muy lejos –muy lejos– de dar con la fórmula para rehabilitar y reinsertar a más de 60,000 pandilleros activos y no menos de 400,000 personas entre familiares condescendientes, novias, simpatizantes, aspirantes, colaboradoras… Y, lo más preocupante, de dar con la fórmula para que cientos, quizá miles de niños y adolescentes salvadoreños no sigan queriendo –más que nada en este mundo– integrarse en la pandilla de su colonia o de su cantón, como lo quieren hoy.

Mijango fue el mediador por excelencia. Un tipo rupestre, malcae, franco, hábil, campechano, descuidado, el perro flaco al que se le pegan todas las pulgas. La persona que más se involucró en la Tregua, un proceso con luces y sombras que esta sociedad hizo descarrilar. Pero ese denostado Mijango es, sin duda, una de las personas en este mundo que más y mejor conoce el fenómeno de las maras y a sus líderes más influyentes. Alguien que podría asesorar, aconsejar, tender puentes, pero que esta sociedad prefiere verlo encarcelado, haya o no motivos.

Me temo que en lo esencial tenía razón Mijango: tal cual van las cosas, tendrán que pasar años de muerte y sangre, décadas quizá, hasta los que los sedientos se sacien, hasta que en la sociedad salvadoreña vuelvan a surgir voces valientes y de peso que juzguen necesario trabajar en serio por la paz.

-----------------------------------

Si alguien quiere leer completa aquella entrevista, puede hacerlo en este enlace.

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

Me parece bien esta nota. Comparto ese punto de vista; pero me llama poderosamente la atención el uso innecesario y repetido de expresiones del idioma inglés que tienen su claro equivalente en nuestro español.

Gracias por tomarse la molestia de comentar la entrada, Balmore. Tomo nota, aunque me parece desproporcionada su apreciación de que hay un "uso innecesario y repetido de expresiones del idioma inglés", cuando en realidad solo hay dos expresiones ('in chief' y 'on the record') en un texto de más de 900 palabras. Me parece debatible lo de "innecesario", pero a todas luces errado lo de "repetido". Saludos.

Roberto, mirá, este tema de la tregua, o diálogo o entendimiento con las pandillas, es necesario y a la vez incómodo. Casi todos los sectores del país lo tratan con doble cara. Quizás el mayor problema es que la mayoría de la población no ha dimencionado adecuadamente el problema y muchos no creo tengan la capacidad de asimilarlo y a eso sumarle, que los políticos y los medios de comunicación, unos por conveniencia y otros por torpeza, en vez de ilustrar confunden más a la ciudadanía. El tema siempre fue un misterio, un tabú, un cuchillo de doble filo. Me imagino que por tratarse de un tema muy controversial, por ende de difícil asimilación para la opinión pública, en las primeras de cambio, Monseñor Colindres, Mijango y Munguía Payés iniciaron los primeros pasos casi de forma clandestina (por el que dirán)y fue El Faro, que de una manera (diría yo de doble moral)levantó el telón, despertando el morbo en la población, más que ilustrarla, he ahí uno de tantos ejemplos de como se ha manejado inadecuadamente el tema. SAludos.-

...continuando con mi comentario. Presente tengo ese reportaje de El Faro, como diciéndole a la población "miren, los hallamos infraganti, los descubrimos a estos personajes, negociando con malacates, que barbaridad! se los presentamos para el linchamiento público, ese fue el mensaje de ese reportaje, si ese fue...

este es un tema muy complicado porque cualquier negociación implica que los crímenes sean obviados, los victimarios perdonados y las victimas , pues; a joderse, que es su culpa por no crear un colectivo visible, ¿no es una paradoja que un medio como el faro que pide justicia para los campesinos del mozote pontifique en una solución que llevara a una amnistía cuasi-generalizada?

Para Megatest. Disculpá que entre en tu comentario, pero me gusta el debate (por su puesto educado). Estoy de acuerdo contigo, es un tema complicado. Entiendo que ni El Faro, ni nadie que le guste la vía "pacífica" de solución está solicitando amnistía o perdón de condenas. Y por supuesto, no hay comparación entre las víctimas del Mozote con los pandilleros, ni tampoco cabe igualar a estos con los guerrilleros.-

Francisco, las cosas claras, si hablamos de una negociación con delincuentes que crees que van a pedir? mas pollo campero y la sonora santanera los fines de semana? nahh, van a pedir los mismo que la guerrilla y los coroneles de la FAES, borrón y cuenta nueva.
y porque no se pueden comparar a las victimas del mozote, impotentes ante un grupo armado, con las victimas de las pandillas?

Nadie, ni siquiera los pandilleros (puedes buscar los comunicados conjuntos que firmaron la 18 y la MS-13 durante la Tregua), está pidiendo amnistías ni nada que se le parezca. Sudáfrica, por ejemplo, puso fin al apartheid con un interesante modelo de justicia. Yo, te lo garantizo, no estoy a favor ni del olvido ni del perdón. Mucho menos de solución alguna que no priorice a las víctimas de todos los bandos.
Aun así, te agradezco tus palabras. Sirven para ilustrar lo difícil que es dialogar en una sociedad en la que alguien cree que sabe lo que piensa su interlocutor, y construye sus prejuicios y 'razonamientos' sobre esas creencias suyas, en vez de hacer algo tan sencillo como preguntar.

Megatest. Exactamente ignoro que podrían pedir estos grupos, llámense MS-13 y las 18, yo solo comento que por ahora, ni El Faro ni otra persona o institución está hablando de amnistía a favor de las pandillas.

es que todo proceso de dialogo inicia por ahí, por prebendas, por el momento nadie va a mencionar la palabra amnistía porque lo linchan, para ejemplos esta el caso de la revista factum y sus últimos reportajes....

sr Valencia, su visión es la de un soñador, le agradecería me ilustrara mencionando un conflicto en que la solución paso por priorizar a las victimas y no a los beligerantes, porque yo no recuerdo ninguno.

Yo lo hice: Sudáfrica.

pero el tema sudafricano es mas parecido a la segregación en USA, lo de acá es un conflicto armado de baja intensidad.

Megatest. Fijate que la solución que se viene a mi mente no necesariamente es de negociar con las pandillas. Eso sí, como has de suponer, cualquier solución que se trate de implementar no es 5 de yuca, o sea es difícil y se necesita el concenso de varios sectores claves de la sociedad, porque si tenés en contra por ejemplo a la Empresa Privada, a los grandes medios de comunicación, a la oposición política, etc. entonces no hay solución posible. Como verás, solo ese punto que he mencionado se vuelve casi utópico en nuestra sociedad polarizada a la máxima potencia. Por otra parte, la solución integral dibujada en mi mente pasa también por tener un Estado fuerte y eficaz que a la par de una Empresa privada pujante y dedicada más a producir, logren una fuerte y sostenible economía que logre atender las necesidades de casi el 100% de la población. Cumplidos esos puntos, ya no restaría casi nada que negociar, el semillero que por ahora tienen las pandillas se terminaría, pues nuestra niñez tendría un abanico de ofertas o caminos descentes que caminar y la base social (hijos, padres, madres, maridos, mujeres etc.)que poco a poco ha crecido a favor de las pandillas mermaría y tendería a desaparecer.- (se vale soñar) Te digo, no hay soluciones mágicas.

Las maras son burdos criminales que roban, secuestran y sesinan gente pobre. Además, son sicarios y sirvientes de algunos ricos. Por eso deben responder ante la ley y el Pueblo, que tiene derecho a defenderse y hacer justicia, como en Guatemala. NO hay NADA que negociar con las maras, pues NO son insurgencia que este peleando por democratizar el país. Esto es lo que algunos periodistas NO quieren entender y les dan un estatus que NO tienen. Con el agravante de que pasan a defender criminales inescrupulosos.

AL. En mi caso particular no los defiendo ni les doy status que no les corresponde, diferente es que por mi mente pasen soluciones más técnicas y legales al problema. A propósito, las maras, en mi opinión, no son "simples o burdos criminales que roban, asesinan y secuestran a gente pobre", la situación es más compleja.-

Y si o son unos burdos criminales ¿Qué son los mareros, Francisco? No tienen una ideología política ni una orientación en busca de intereses sociales comunes que los identifique mas allá de meros criminales organizados que por volumen de miembros y en ello volumen de criminalidad consiguen resonancia y poder de intimidación a la sociedad en su conjunto y si piden cambios es para su grupo y no para esta misma sociedad en conjunto, entonces no dejan de ser chantajistas de esta sociedad civil a la que con grandilocuencia y muy sesuda pose de superioridad intelectual con defensas a ultranza muchos periodistas acusan, sí, acusan de culpable por la elección de los criminales de la violencia para conseguir sus fines y un estatus. O algo así. Yo creo que debería dialogarse lo permitido por la ley y la moral y luego reprimir lo que haya que reprimir en base a las leyes que para eso están. Si bien no comparto la libertad de los miembros de Estado para reprimir sin control, tampoco estoy muy de acuerdo en suavizar el uso de la fuerza necesaria para que los delincuentes sean combatidos. NO es fácil, ya lo dijiste, pero todos estamos obligados a prestar flexibilidad en el tema por el futuro de nuestros hijos.

Jaime, en mis exposiciones prácticamente no he mencionado negociar con las pandillas, puedes leer lo que escribí el 6 sep 17 a las 2:51pm, allí esbosé mi idea de solución al problema. El amigo "AL" escribió "las maras son burdos criminales, que roban, secuestran y asesinan gente pobre", te explico. Yo no he dicho que las maras no sean criminales, en lo que no estoy de acuerdo es que se diga que "son burdos criminales", pues su organización no es burda, no es tosca, al contrario, están bastante organizados, están finamente organizados (por desgracia más que la sociedad civil), además "AL" dijo que las maras solo atacan a la gente pobre y eso también en mi opinión es falso, pues también las medianas y algunas grandes empresas son extorsionadas, lógicamente y como siempre el pobre es el resiente más los golpes, pues no es lo mismo quitarle 5 al que solo tiene 5 que quitárselo al que tiene 10. Por último, creo que hay que diferenciar los estratos en las maras, pues no podemos dar el mismo trato al palabrero por ejemplo con el niño de 9 años que por inercia y por falta de asistencia cae en la mara. Como ves, no es solo de inflar botellas....Saludos.-

Y yo no critico tu opinión sobre negociar o no, para son criminales bordes y eso sostengo. Cuestión de apreciaciones bien personales Francisco porque para mi las maras están bastante lejos de ser una red sofisticada de crimen a lo cual contribuyó el dejar hacer y dejar pasar acomodado de los gobiernos areneros y la idea simplista y no poco torpe de Funes de querer arreglar su imagen al bajar números de homicidios sin consecuencias colaborando con ello absurdamente a la dispersión de las pocas buenas ideas de seguridad y mas aun agregando cementerios clandestinos a los ya habidos a esas fechas con tal de parecer un gran presidente. Un delirio mesiánico que dio poder de protesta y demanda a unos burdos criminales. Quisieron hacer un bien sin estar informados del volumen de demandas a recibir y el pago por hacer para parecer buenos gobernantes. Las maras, lo que consiguen lo hacen con el terror como herramienta y lo que esconden, sean armas, bienes, drogas o dinero lo hacen sin talento y sin sofisticación alguna porque ante la fragilidad del Estado no hacce falta mucho de eso, ya aprenderán, eso sí y nadie dice no y no porque estén muy organizados esos delincuentes sino porque son un montón de asesinos con ansias de probarle a la gente común que tienen los tamaños para matar. Así que sí; probado su proceder matón, grotesco y ciertamente exhibicionista con fines de intimidación son burdos criminales con excepciones de sujetos particularizados dentro de esas bandas que son los que comen bien mientras los bobos que cuidan de mi colonia comen si hay y beben o fuman solo si roban o extorsionan por su cuenta. Si fueran bandas muy bien organizadas desde luego que todos sus miembros, como en las mafias, no pasarían penurias tan grandes en su día a día. No solo extorsionar y expandir negocios de apariencia legal sin detección de los capos es organización y por ahí precisamente andan sus debilidades. Un tema por demás inyteresante y aunque no en todos los puntos concuerdo con ElFaro y sus periodistas, me encanta que lo mantengan así. Que sería de nosotros si todos pensáramos igual. Un asco de sosería y esperpento de sociedad, eso seríamos.

Francisco: ¿Que hay de “fineza” cuando un grupo destaza a una jovencita, un viejito u otra persona por un par de pesos o por un chisme? NO solo es un burdo y “tosco” crimen, sino que además, es de lo más cobarde que le puedan hacer a un compatriota, vecino, amigo o familiar. Eso hacen las maras. Se ensañan en los más indefensos y pobres; pero son serviles y respetan a los ricos y poderosos. Da ejemplo de que “también las medianas y algunas grandes empresas son extorsionadas”. Puede ser, pero hasta hoy NO he sabido que sean ”finos” para asaltar, medianas y/o grandes empresas y BANCOS. El día que lo hagan los van a exterminar, porque es prohibido salirse del guacal. Cuando escribís que están ”finamente organizados”, los piropeás y agrandás con afirmaciones falsas. Pues ese tipo de bandidos muestran planificación y métodos efectivos, conocimientos científicos e incluso creando y usando sus propias tecnologías y medios para lograr objetivos claros; ya sea eliminar personas con poder o apoderarse de millonarias sumas de dinero y/o recursos estratégicos. Pero ese NO es el caso de la burdas y toscas maras que conocemos. Es evidente que tu escrito NO es una opinión imparcial, ni mucho menos un análisis especializado de una problemática “compleja”. En ese sentido ya dije que NO estamos frente a una insurgencia que pretenda resolver los complejos problemas nacionales. Es evidente que se trata de una cultura de violencia sostenida por las élites tradicionales que están perdiendo poder, y necesitan grupos de sicarios y delincuentes comunes para mantener influencia y generar miedo y caos en algunos sectores de la población con un sentido político. De ahí, asignarles un estatus y facultades que NO tienen, expresa lamentablemente, tu simpatía y defensa a las maras; pues distorsionás su identidad, y por ende su irracional violencia que está desangrando a los sectores más pobres del país. Lamentablemente el reportaje y tu escrito pueden (mal)interpretarse como justificación al crimen mal-organizado. Quisiera estar equivocado, pero ...

Un ensayo brutalmente honesto- apegado a nuestra realidad. Encarcelamiento de Mijango es totalmente injustificado, simplemente por tratar de encontrar de manera civilizada soluciones al problema socioeconómico de las maras. Estamos enfrascados en eliminar pandilleros, pero no al PANDILLERISMO Y SUS RAICES:Pobreza, falta de educación y empleos,migración forzada y consecuente ruptura del núcleo familiar, etc. Por cada pandillero eliminado,10 nuevos se integran a las pandillas, creando asi un interminable circulo vicioso que fomenta el lucrativo negocio de las agencias de seguridad, en su mayoría propiedad de exmilitares.
PS: Porque insertar palabras en ingles, si los lectores no lo entienden?

Mijango NO tenía razón, y está donde debe de estar. Negociar con delincuentes comunes es ILEGAL. La ley debe de aplicarse a TODOS por igual.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario