Crónicas guanacas se concibió para ser parte de El Faro desde finales de 2009, pero le tocó madurar exiliado durante más de un lustro. El blog regresa a su casa su esencia intacta: interpretar fotogramas, escenas o secuencias de la realidad salvadoreña.

« El ‘manodurismo’ (contado por un marero) | Inicio | El chivo Nelson Rauda »

29/04/2016 13:34:39

Ponga un Humvee en su comunidad

LC 580
Foto Víctor Peña.

¿Alguien en el gabinete de seguridad cree en serio que el fenómeno de las maras se combate con Humvees y helicópteros artillados? Y si no lo creen, ¿para qué montan espectáculos como el del martes en el reparto La Campanera de Soyapango? El Gobierno despejó el punto de buses de la Ruta 49, al final de la estigmatizada colonia, y lo cubrió con camiones de transporte militar, helicópteros artillados, Humvees ídem, cientos de uniformados ennavaronados o maquillados para la guerra, fusiles de asalto… ¿Por qué? ¿Para dar gusto a camarógrafos, a escribientes y a sus audiencias?

La Fuerza de Intervención y Recuperación Territorial (FIRT) quieren vendérnosla como una nueva y –esta vez sí– eficaz solución, pero conviene recordar que no es la primera vez que el FMLN militariza el reparto La Campanera ni la primera que nos aseguran que después habrá un desembarco de balsámicos servicios sociales. A inicios de 2010, cientos de militares tomaron la colonia como base durante meses, 24/7, para tratar de aplastar manu militari el maléfico control de la pandilla 18. Lo recuerdo con cristalinidad porque en aquella época estuve subiendo al reparto para reportear durante semanas, reporteo que cuajó en una crónica titulada ‘Vivir en La Campanera’.

Entre lo mucho y bueno que me dejó aquella cobertura está haber conocido a Alejandro Gutman, presidente de la entonces Fundación Fútbol Forever, rebautizada después como Forever, sin fútbol.

Justo ahora, un miércoles de un abril de seis años después, viajo en carro con Gutman por una calle inhóspita del área rural de Panchimalco. El show de los Humvees en La Campanera fue ayer y, como él conoce la colonia como la palma de su mano, aprovecho.

—La represión –responde Gutman– es la estrategia que han usado todos los gobiernos desde que empecé a trabajar en el país, hace 12 años.
—Ayer llevaron Humvees y helicópteros artillados.
—¿Qué te voy a decir? Yo preferiría que en lugar de tanques de guerra, llevaran a médicos, profesores, psicólogos, estudiantes universitarios, artistas, profesionales…
—¿La Campanera está abandonada?
—Absolutamente aislada. El Estado y la mitad de la sociedad que vive más o menos bien han abandonado las comunidades empobrecidas, pero dentro de ese abandono hay comunidades y comunidades. La Campanera está en el ostracismo; su escuela, por ejemplo. Hay que entender esa comunidad, conocerla, para darse cuenta de sus necesidades, pero también de la riqueza de su gente. Porque se necesita entereza, dignidad y sabiduría para vivir en un entorno así y salir a trabajar con una sonrisa cada día, después de tanto olvido y tanta dejadez. Conocer a esa gente enriquece. Yo el otro día llevé al presidente del Banco Agrícola para que conociera, habló con unos y otros, y quedó enamorado, transformado. Otro día llevó al presidente de la CEL y quedó entusiasmadísimo.
—Pobreza, exclusión y olvido. De acuerdo, pero también está la pandilla, Alejandro, que lo agrava todo. Un padre de La Campanera no puede enviar a su hijo a estudiar en Las Margaritas, porque ahí controla la MS-13.
—Los territorios están bien marcados, sí.
—Suena legítimo que el Estado quiera retomar el control. Suena urgente.
—Si no hay paz, es muy difícil construir... eso así es. Pero incluso en épocas como esta también se puede construir, y las demostraciones son clarísimas. Universidades, escuelas y empresa privada trabajan con nosotros por una cultura de la integración desde hace años. A Forever los pandilleros nos dejan trabajar, quizá porque saben que lo nuestro es transparente. No se entrometen. ¿Y por qué? Porque un pandillero, por más comprometido con su causa que esté, tiene hermanos, hermanas, hijos… Nosotros acabamos de inaugurar una casa de la integración en la colonia Santa Eduviges, un espacio para la comunidad. ¿Quién va a estar en contra de eso?
—Pero el punto de partida es anómalo. Que un grupo de pandilleros tenga que avalar...
—Es anómalo, sí, pero esa es la situación del país hoy. No se puede entrar en las comunidades sin avisar. Eso así es. Pero siendo así, reitero, siempre se puede trabajar por las comunidades, y casi nadie quiere hacerlo. Ojalá no existiera ese control de las pandillas en La Campanera, pero lo que no se vale es que unos y otros se agarren a eso para no hacer nada. No se puede llegar un día con las cámaras de televisión a pintar la escuela o a reglar pelotas y luego desaparecer. Así no se puede.

Hace una hora Gutman hablaba ante unos 200 estudiantes del Complejo Educativo Cantón San Isidro, de octavo y noveno grado, y de primer y segundo año de bachillerato. La escuela está a 45 minutos en 4x4 de la capital, pero el entorno es la ruralidad en estado puro; aquí hay menos señal de telefonía que en un penal. Números gruesos, ese centro habrá graduado a unos 600 bachilleres en la última década, y bastarían los dedos de las manos para enumerar los que han terminado una carrera universitaria. Los otros 590 estarán trabajando a cambio de un salario de subsistencia, o cultivando para comer y poco más, o habrán migrado al Norte, o se habrán brincado en una pandilla, que en Panchimalco hay mucha oferta.

—La carta de presentación del actual gobierno es el manodurismo puro y duro –digo.
—De cuestiones de seguridad pública no opino porque no sé; yo no sé si llevar tanques a La Campanera será bueno o no. Pero desde hace una década convivo en diferentes ámbitos de la sociedad, me he sentado a platicar con pandilleros, con empresarios y con ministros, y creo que esa experiencia acumulada me da el suficiente conocimiento como para decir que lo prioritario en las comunidades es reforzar las escuelas, los espacios públicos, las unidades de salud… porque en verdad están muy debilitadas. Y se puede… ¡claro que se puede entrar y construir! Pero hay que meterse a trabajar y no ir una mañana nomás, con demagogia, o ir solo con los tanques.
—¿Qué podemos o debemos exigir al Estado?
—Ojalá su papel fuera más importante, porque la presencia del Estado en las comunidades donde vive el 50 % más empobrecido de la sociedad es mínima. Por eso tenemos la situación que tenemos, porque el Estado piensa solo para una mitad. Yo aspiraría a que los gobernantes hagan lo que tienen que hacer, pero no le tengo mucha fe. Los políticos, aquí y en toda Latinoamérica, viven peleándose por cuotas de poder, y lo que menos les interesa es cómo vive el pueblo.
—Alejandro, ¿por qué la pandilla aún es una opción de vida atractiva para cientos de cientos salvadoreños?
—En una pared de la Santa Eduviges tenemos escrita una frase que dice algo así: un hombre invisibilizado es muy probable que termine creyéndoselo. Es algo terrible. Porque el ser humano al que la sociedad, el Estado y hasta su familia lo han hecho sentirse invisible puede que se lo crea y empiece a actuar sin límites. Si vos sentís que no sos ni de aquí ni de allá, si no has sentido amor ni entrega ni tenés objetivos en la vida, si la familia ni la escuela te pueden contener... la pandilla te ofrece ciertas tentaciones, da reconocimiento, estatus, te da una familia.

Helicópteros artillados, Humvees ídem, cientos de uniformados ennavaronados o maquillados para la guerra, fusiles de asalto… En el noticiero y en la portada del periódico todo eso luce, pero no parecen ser los instrumentos adecuados para que el niño de 12 o 13 años de la comunidad empobrecida quiera convertirse en el próximo pandillero.

—La implosión que ocurre en las familias es la explosión que ocurre en la sociedad –sentencia Gutman.

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

Respuestas!!!!!!!!! , para dar gusto a ustedes , periodista amarillistas, que lo único que hacen es criticar, lo que el gobierno esta haciendo con estas medidas la población trabajadora la ve bien, pero siempre debe salir alguien criticando y defendiendo a los parásitos de la sociedad, y tratando de confundir a la gente lectora, entiendan las autoridades deben tomar el control de la situación y si para eso es necesario utilizar vehículos y armas de guerra tienen que hacerlo para aniquilar a esos inhumanos, y a sus colaboradores. No traten de Obstaculizar el trabajo que al fin alguien quiere iniciar, lo que deben hacer es apoyar para que sigan adelante y con mayor represión hacia esos grupos criminales.
No traten de confundir a la población con esas sus investigaciones.

En esta redacción tenes opiniones encontradas que nadie puede dar credibilidad, como crees que solo se debe reforzar escuelas y que toda la gente este recluida en su misma colonia porque quienes dominan en cada sector son esos grupos de terroristas, estoy de acuerdo que se de mayor inversión a la parte de educación , pero no tenemos que restarle importancia a la represión de estos grupos, ambas cosas deben ir de la mano.
lo que se debe criticar es el despilfarro de dinero por parte de los altos funcionarios para satisfaces lujos de oficinas , servicios entre otros.

Roberto, creo que es muy valioso el trabajo periodístico que ustedes están haciendo desde el faro. Me gusta leer sus crónicas y los comentarios que generan. Me gusta escuchar a mis compañeros de universidad, con atención, con asombro. Me asombra cómo el sufrimiento es lo cotidiano. Roberto, la gente que sale a trabajar todos los días, ya no aguanta. Imaginate subirte a un bus y que siempre se suban a pedir dos dólares o que no podás ir a visitar a un amigo o amiga porque sabés que te van a detener y te van a pedir tu documento y hasta te podés ganar una golpiza. Imaginate que te dicen que hay una actividad de tu universidad, que tenés que ir a un lugar X, y tener que estar preocupado, investigando que de qué mara o pandilla son allí, que si es seguro, que si te van a detener. Hay gente que trabaja duro, que vende lapiceros, rasuradoras, que tiene pequeños negocios y, a todos ellos, no los dejan en paz porque tienen que estar pagando unos cuantos o muchos dólares a los mareros o pandilleros. Imaginate que tengás que esconder a tu hija porque a un pandillero le ha gustado tanto que la ha pedido para penetrarla en contra de su voluntad y la de su familia. Vos sabés de sobra todo esto, has escrito sobre esto, has estado en las comunidades donde también has visto el sufrimiento de los otros, de "los malos". En bachillerato, hace nueve años, nos contaba una docente que nos llegó a dar unas charlas, cómo Martín Barón anticipaba los estragos que vienen después de la guerra, cómo la gente, sin darse cuenta, comienzan a pedir a gritos los mismos gobiernos autoritarios. Es que la gente ya no aguanta, Roberto. Sé que haciendo matasones y descuartizamientos esto no se va a arreglar, eso lo sé de sobra, pero no sabés cómo se me acelera el corazón cuando veo que han matado a un pandillero. Eso nada va a resolver. Púchica, pero si se hace trabajo de inteligencia policial, y detectás a quién matar, vas a tener a siete personas menos jodiéndole la vida a muchas personas honradas. Sí, eso es pasajero, eso no resuelve nada, pero mientras los programas sociales hacen efecto, tenés que darle tranquilidad a la población. La gente ya no aguanta, man, ya no aguantan. ¿Y qué? ¿Mientras inician los programas sociales dejamos que nos asalten, que cobren la renta a genre trabajadora?. Leí con detenimiento la crónica en la que participaste, la de masacre en la finca san blas. En ese lugar, la única regada fue la muerte de Denis. Imaginate que con inteligencia policial se puedan liquidar a 15, 20 violadores, extorsionadores. ¿o mejor los dejamos vivos y esperamos a que inicien los programas sociales y estos hagan efecto dentro de muchos años? La gente ya no aguanta, man. La gente está sufriendo todos los días, y estas no son sólo palabras, es realidad, trabajan duro para luego tener que ir corriendo a la casa porque si no, más noche se pone peligroso. Roberto, tenemos que darle salud, educación, trabajo psicológico a la gente, pero las matasones pensadas, las matasones de inteligencia, investigadas, esas son necesarias. No me refiero aniquilar al bicho que simplemente viene de metrocentro y que le gusta usar pantalones pegados, que no tiene nada que ver con mara o pandilla. Me refiero matar a los que dan órdenes, a los que extorsionan, a los que violan, a los que se suben a asaltar a los buses. Necesitamos inteligencia policial y matarlos, Roberto. No podemos esperar a que los programas hagan efecto. Lo harán a su debido tiempo, pero mientras tenemos que matar, Roberto. Tenemos que matar. Tenemos que matar al violador, al ladrón, al que extorsiona, a los que están dentro de la celda. Ellos no nos sirven, Roberto. Tenemos que matar y trabajar duro con los niños que vienen, con la gente que ya no aguanta, con los que sí valen la pena. Pero con los otros, Roberto, tenemos que matar. La gente ya no aguanta, man.

Es bonito filosofar y este reportage es eso filosofia, la pobreza no es una excusa para hacerse delincuente, mas la araganeria y olgazaneria si, como es posible que un puñado de vagos tengan el control de lo que se puede hacer o no en una comunidad, ellos la empobrecen y la sierran al resto del mundo, para ganar poder a base del terror.

La solucion al problema de inseguridad no se da de la noche a la mañana. Recuerdo que muchos (me parece que tambien el faro) recomendaron que lo primero que habia que hacer, era "recuperar los territorios" por parte del estado. Por lo que he entendido, el gobierno ha dicho que la recuperacion del territorio (la mano dura como le llaman algunos) va a tomar este año (2016, esto viene desde el 2015). Nadie cree que esto se va a resolver con elicopteros (pero deben aceptar que ayuda, ya saben que aveces los pandilleros se esconden en los techos de las casas), pero mas que eso, lo que el estado quiere demostrar es fuerza, mandar un mensaje a todos, que el estado puede "mandar" donde los pandilleros mas violentos "mandan", es publicidad que genera "esperanza" en mucha de la poblacion, es necesaria la esperanza? Claro que si, alguien lo duda?. Pero el gobierno no ha hecho solo eso, ha ejecutado mas medidas, con lo que han logrado disminuir los asesinatos. Lei en laprensagrafica.com que van a reabrir una escuela en zacatecoluca (cerrada por pandilleros), la gente ha dicho que mandara a sus hijos ahi, porque siente mas tranquilidad desde que han matado o llevado presos a algunos pandilleros de ahi. Las cosas estan cambiando, por supuesto que esto no se resuelve solo con mano dura, pero es el principio. Señores de elfaro.net, tengan paciencia, si esto funciona (como parece que esta funcionando), el proximo año hablamos de prevension por parte del estado. Paciencia, esto no se resuelve en un año. Mientras tanto ustedes desde su lugar pueden ayudar generando "esperanza" en la gente basados en realidades como el reportaje de la prensagrafica.com o como que los asesinatos han bajado en el ultimo mes.

Hace muchos años trabaje en un programa deportivo para 90 escuelas ubicadas en zonas con altos indices delincuenciales. En algunas escuelas los directores se opusieron a ejecutar el proyecto ya que "los muchachos no se lo merecían", otros directores tuvieron miedo de tener gente "extraña a la zona" por temor de ser responsables de algún "incidente". Algunas escuelas aceptaron el proyecto y todos los pandilleros nos dejaron trabajar tranquilamente, el proyecto duro 4 años aproximadamente, y no dire que los indices delincuenciales bajaron por tener 90 escuelas con clases de deporte, pero los niños de ese entonces aprendieron sobre valores morales, disciplina, responsabilidad, y ampliaron un poco mas su mente sobre que hacer en su tiempo libre. Los resultados positivos a largo plazo, necesitan proyectos constantes y a largo plazo. Luego con los cambios de gobierno no siguió mas este programa, y si no estoy mal, ningún otro proyecto deportivo lo sustituyo, los niños que son el único futuro rescatable de esas comunidades necesitan mantenerse ocupados en actividades sanas, recreativas, que les ayuden a dirigir toda la energía que tienen a cosas positivas, pero yo siento muy lentos a estos ultimos gobiernos en cuanto a proyectos sociales, culturales, recreativos, deportivos, que impulsen y desarrollen las habilidades de todos los niñ@s.
Por otro lado las pandillas están tan arraigadas en la sociedad que sin duda alguna, a todos nos parece buena idea que los maten, como decia un comentario, "la gente esta cansada, ya no aguanta". Un pandillero no va a pensarlo dos veces para amenazarme torturarme, violarme y matarme. Necesitamos al menos, que los gobiernos y las empresas privadas con responsabilidad social (ya que ellos son los de los recursos económicos) inviertan en programas sociales, y que por otro lado eliminen(que los maten) de cualquier forma a todo pandillero que no hace mas que huevoniar y dar ordenes de matar, extorsionar, robar, violar, torturar,amenazar.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario