El Salvador, traducido para gente de veintitantos.

« Los muertos que importan y las muertas que no | Inicio | Por puta, por putas, todas »

03/07/2015 14:29:48

Javier Simán y el derecho a discriminar por la fe

Cada año, alrededor de finales de junio, cuando miles de personas de la comunidad LGBTI salimos a la calle a defender nuestro derecho a existir en un país convulso y recalcitrante como este, el ambiente se pone (todavía más) tenso. Hombres desde autos en movimiento practican su puntería con mujeres trans o disparando a mansalva afuera de discas. Organizaciones a favor de los derechos de la diversidad son saqueadas. La PNC se siente facultada para vapulear a un hombre trans por ser quien es. Esto pasa todos los años. Hasta ahora, solo Contrapunto ha escrito algo al respecto. 

Como es usual con las violencias contra otredades, la sociedad en pleno se desborda en justificaciones que validen una implícita inferioridad, un algo que vuelva aceptable ante la opinión pública que a la población LGBTI se le atribuya un estatuto de ciudadanía inferior. Esta argumentación suele girar alrededor de una noción cristiana de aquello que es correcto, moral o bueno ante los ojos de Dios.

Durante junio y un par de semanas de julio, los estados de Facebook, los comentarios de la gente en la calle y los tuits están llenos de versículos del Antiguo Testamento que condenan el coito entre personas del mismo género o describen las reglas de la unión matrimonial para el Pueblo Elegido. Nunca este pueblo es más cristiano que cuando cuatro, cinco mil personas no heterosexuales/no cisgénero salen a la calle a defender su derecho a ser. Nunca se abren más biblias, ni siquiera en Navidad.  Esto no es malo per se, tampoco reprochable: cada persona tiene derecho a creer en lo que sea. El problema es cuando se usa un argumento religioso para excluir a un grupo de personas del goce de sus derechos civiles, todo esto en defensa de una fe que nadie está atacando.

En La religión en la esfera pública, Jürgen Habermas considera que las religiones (como dadoras de sentido a dudas existenciales) pueden contribuir a la democracia insertando en el debate público temas como la dignidad humana, el perdón o la reconciliación en su dimensión secular, brindando argumentos a su favor más allá del «Dios dice que…». Al hacerlo, someten estos valores  a discusión, de forma que todos los actores políticos de una sociedad participen de ese debate. Ese no es el caso de El Salvador. 

En la historia reciente, la formulación de leyes en defensa de equis o ye en detrimento de los derechos de los ciudadanos LGBTI ha sido respaldada por un grupo de poder económico y cristiano del cual tenemos como representantes a Evangelina del Pilar de Sol, Julia Regina de Cardenal y Rodolfo Parker. Si bien tener un credo personal no es reprochable, como tampoco lo son las misiones de evangelización emprendidas por estas personas, sí lo es utilizar creencias religiosas e influencias políticas para formular un Derecho que excluye y margina a otros ciudadanos del goce de garantías civiles en nombre de Dios. Eso es discriminación: El Salvador y sus leyes se deben no a los cristianos, sino a todo aquel nacido en territorio nacional o hijo de ciudadanos salvadoreños nacidos en cualquier lugar del mundo.

En defensa de su fe cristiana, Javier Simán, presidente de la Asociación Salvadoreña de Industriales, publicó ayer en Facebook una foto de este afiche, el cual se encuentra en las oficinas centrales de Almacenes Simán*: 

Simán

Es curioso que mientras Javier Simán aboga desde la ASI por un país de libertades individuales y con reglas claras conciba que las primeras solo aplican para las empresas y no a la ciudadanía de la diversidad. ¿Qué habrán pensado sus empleados LGBTI al ver este cartel? ¿Qué tipo de país busca construir? ¿Para quién son las libertades por las que aboga desde una palestra creada sobre capital financiero y político? Es curioso, también, que Simán no objete cuando un gran número de personas de la diversidad utilizan productos o servicios producidos por las industrias afiliadas en ASI. Dinero es dinero sin importar de quien venga, ese es un concepto que él puede entender. Eso de los derechos civiles, por otro lado, ofende a su fe.

 

Tras la publicación de esa foto y el rechazo que generó en redes sociales, Simán se defendió esta mañana, «aclarando» su postura:

733El original, mientras no lo borre, está acá

Siempre me ha parecido curioso cómo quienes sostienen este discurso siempre reaccionan ofendidos al evidenciarles que están discriminando. Tras negarlo, enumeran una seguidilla de argumentos bíblicos que justifican lo dicho. Quizá si hubiese honestidad de su parte y admitiesen que ven en un libro sagrado el derecho a discriminar yo podría tratar de entender que lo que sienten es miedo.

El último párrafo del comentario de Simán es revelador. Ante sus ojos, el respeto debe buscarse, es opcional para un grupo otorgarlo o no. La dignidad humana parece estar reservada para los creyentes heterosexuales y cisgénero. Soy yo, la anormal, la que debo buscar su respeto procurando no lastimar sus sensibilidades religiosas con el mero hecho de existir siendo homosexual y creyéndome amparada por la Constitución que él también defende. Soy yo la que debo procurar no colocarme en supuestos en los que el rechazo (que él considera normal) hacia mi condición aumente.

A pesar de ello, él niega estar discriminando, niega que el suyo sea un discurso de odio (y nada consecuente bíblicamente hablando: cita a Génesis y después dice que Jesús definió el matrimonio. O sea, cómo, ¿beibi J es un time lord?).  Uno de los puntos débiles del discurso a favor del matrimonio igualitario es, a mi parecer, reducir una cuestión de garantías civiles al amor romántico: tiene sentido; el código civil no vende y los corazoncitos cursis sí. Empero, es algo más profundo, más abstracto: antes que contrayente, una persona de la diversidad es un ser humano, ciudadano con derechos y obligaciones que, casualidades de la vida, puede amar y ser amado. Simán afirma que no discrimina a nadie por ser homosexual, pero que yo no tengo a derecho a participar de una figura jurídica anterior a la cristiandad porque eso ofende a su fe. Explíqueme cuál es la diferencia. 

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

Asustalos con el Código del Trabajo, el artículo 30 te respalda.

Eso y un boicott.

jajaja, bien dijo Paolo Luers que a esta fulana ni sus parientes la leían. Prueba de ello: la falta de comentarios en este artículo.

Muy de acuerdo con el Sr.Siman, las parejas gays no pueden atribuirse el titulo de matrimonio porque La palabra Matrimonio viene del Latín Matrimonium, que en su esencia quiere decir o significa : oficio ó condición de la mujer (Madre). Esta claro que el oficio ó condición femenina se fundamenta en la posesión de Matriz. La Matriz (útero) un organo utilizado para procrear en el cual el varón participa.

Mas bien deberia ser algo como: Gaymonio o lesbimonio.

Además que gana esta gente discutiendo contra las fes biblicas si esta clase de gente ni en Dios cree


Gracias por su contribución, Wallaz. Procedo ahora a informarle a mi mamá que tras su histerectomía, realizada para detener un cáncer, ha perdido su «condición» femenina y lleva tres años siendo hombre. Si no es por usted, no nos enteramos.

Estimada Virginia, lei esta columna con mucho interes ya que tambien lei la publicacion que hizo este periodico sobre un comentario irracional de un empleado del mismo y que me parece muy inadecuado apoyo esa aclaracion.
te quiero tambien preguntar y esto por favor lo veas en serio, por que las personas que pensamos que el matrimonio es reservado unicamente para hombres y mujeres estamos equivocados?
respeto mucho la intimidad de todas las personas mas sin embargo si te debo decir que tengo muchas dudas sobre el matrimonio entre personas de la comunidad LGBTI, que explicacion le daran a esos niños sobre este tema sexual? estan los niños adoptados por parejas gays obligados a ser gays? deben obligadamente apoyar la causa?
no pretendo faltarte el respeto pero la posicion del Sr. Siman me parece correcta, no soy religioso aun que trato de estar en paz con dios y hacer el menor mal posible y si me parece que los comportamientos de caracter sexual y afectivo entre personas del mismo sexo debe ser reservada y no desmerita como persona pero te pongo el ejemplo, una pareja de novios sea heterosexual o LGBTI con demostraciones subidas de tono igual causa desagrado.
no me parece correcto salir a marchar por "el orgullo gay" no me parece correcta la discriminacion pero tampoco el ataque a la diferencia de pensamiento.

Un saludo, a la vez te felicito por tu valentía al defender tus derechos.
Te quiero brindar mi humilde opinión acerca de estos temas que en las sociedades latinoamericanas se tornan espinosos y difíciles de digerir.
No pretendo dar una lección de historia de la humanidad, cito algunas referencias para ayudar a la idea, los estadios de desarrollo de las sociedades en general en el mundo son diversos y con diferencias cronológicas sumamente grandes, para centrar un poco más la idea me refiero a Europa vrs américa. Ambos continentes pertenecen a nuestro planeta, sin embargo antes del 1400 DC, se diferenciaban radicalmente por su desarrollo cultural, económico, tecnológico, social, etc.
En américa incluso los desarrollos de naciones y regiones son relativamente diversos y cronológicamente grandes. Esto tiene su explicación en la historia del descubrimiento y conquista de américa y que a algunas regiones fueron explotadas y brutalmente invadidas, mientras que otras fueron colonizadas y desarrolladas.
Estas diferencias culturales que se generaron favorecieron a que conductas específicas de las poblaciones de estas regiones se desarrollaran cronológicamente en disparidad, las conductas sexuales son algunas de estas.
La sexualidad humana es compleja si la observamos como resultado final, es decir, si observamos conductas heterosexuales, homosexuales, etc. Como resultado final generando grupos diversos que realizan dichas prácticas, sin tomar en cuenta los orígenes de tales.
A través de la historia y dependiendo del desarrollo de las culturas de estudio, las conductas sexuales han pasado una evolución como todo proceso social, las conductas homosexuales están íntimamente relacionadas en primer lugar a la socialización de los individuos que las practican y en segundo lugar existe un componente bilógico de desorden hormonal que aunque en menor incidencia, mal acompañado detona en una generador de conductas homosexuales.
La socialización es el factor principal que determina todas las conductas del ser humano y por supuesto las conductas sexuales.
Si un individuo es condicionado consiente o inconscientemente a desarrollar una conducta homosexual desde edad temprana, este desarrollara esta conducta con tal naturalidad que percibirá que es natural e irreversible. Asimismo, este individuo ya socializado defenderá estoicamente esa condición o conducta y buscara satisfacer su sentido de pertenencia asociándose de alguna forma con individuos que tengan conductas similares. Esto es un proceso natural del ser humano, me refiero a la asociación y búsqueda de pertenencia.
Otro punto que creo que merece ser tomado en cuenta es el orden natural, las especies en el mundo están diseñadas naturalmente valga la redundancia, para subsistir en el tiempo, a través de la reproducción. Los humanos no somos diferentes en este sentido, la sexualidad humana aunque presenta algunas diferencias a raíz del uso de la razón, es básicamente respuesta del orden natural, como la del resto de mamíferos, responde a la reproducción, de ahí que mientras se incrementen actitudes homosexuales la reproducción humana disminuirá directamente proporcional al crecimiento de estas actitudes sexuales.
En mi caso no tacho de malo o bueno la homosexualidad, hacerlo sería irresponsable e injusto, sin embargo, estoy convencido que dichas actitudes están en contra de la reproducción humana, de la generación de familias, si incrementan estas conductas hasta el punto de promoverlas y hasta dotarlas de figuras legales para su organización y desarrollo, en mediano plazo tendremos un problema demográfico grave.
Europa por ejemplo, con un nivel cultural y social mucho más desarrollado que las américas, tine una crisis demográfica complicada, sufriendo la migración de árabes y asiáticos. Dentro de un mediano plazo países como Italia y España sufrirán un cambio étnico en el cual se perderán identidades propias de la región. A esto le añadimos la promoción de las conductas homosexuales, acelerando la no natalidad, el problema se agudiza un poco más.
En conclusión, la homosexualidad no es motivo de irrespeto ni de inadaptación, es mas, dichas conductas sexuales nos han acompañado en toda la historia humana, sin embargo, estas conductas son generadas por traumas o dudas mal manejadas en el proceso de socialización del individuo y por problemas hormonales de igual forma no abordados adecuadamente o una combinación de ambos, por su puesto, si únicamente nos centramos en las conductas homosexuales sin ver la historia de cada persona y el origen de estas, no somos objetivos y podemos tomar decisiones equivocadas la respecto.

Editor ODuran

Les comparto un insipiente intento de blog, espero les guste y si son tan amables espero sus comentarios.
Gracias

http://epocaencambio.blogspot.com/

me gusto la opinion Editor ODuran, la parte reproductiva como parte de la sexualidad es un punto medular en este tema.

Me da mucha vergüenza el nivel de debate que se da en El Salvador en cuanto al matrimonio igualitario. Se habla con la Biblia en la mano como que si El Salvador fuera una teocracia, se descalifica a la gente a favor del matrimonio igualitario de una manera ruin e ignorante, que compite con el MEDIOEVO . Mi profunda admiración a Virginia por exponer su punto tan coherentemente . P.D: Muchachos del MEDIOEVO , aca no hay ningun lobby gay, esto es humanidad pura .

Considero que le nivel de debate de la mayoría en El Salvador carece de fundamentos científicos ya hasta en ocasiones también de sentido común, se reduce a sentimentalismos y religiosidad natural; no quiero decir con esto que los sentimientos y la religiosidad sean aspectos negativos del ser humano, sin embargo, cuando el debate se eleva un poquito con datos científicos, estadísticos, permitiendo conversar “sobre” la religiosidad y el sentimentalismo, se pueden obtener conclusiones más objetivas que permitan darnos un panorama relativamente más amplio del tema.

Editor ODuran

En este tema, considero que hay varias cosas que tener en mente; por una parte, está el hecho que la orientación sexual es un asunto propio de la intimidad de la persona, por lo que a nadie le corresponde juzgar eso.

En ese sentido, si considero necesario legalizar las uniones de parejas del mismo sexo, ya que de esa forma sacas de la inseguridad jurídica a mas o menos medio millon de salvadoreños (entendiendo que las personas de la diversidad sexual constituyen más o menos el 10% de la población); y siendo que el Estado es laico, no veo un motivo para restringir eso. (el tema de adopciones creo que requiere de otro estudio, donde se consideren las experiencias de los hijos de parejas homosexuales en otras partes del mundo).

Luego, Oscar y Editor, hay que recordar que el Estado es laico, no ateo... por lo tanto cuando tienes que el 90% de la población se declara devoto de alguna de las vertientes occidentales del cristianismo, es complicado pretender o exigir que se despojen de sus creencias religiosas a la hora de hacer juicios de valor sobre la realidad... eso es tan absurdo como exigir la anulación de criterios seculares en países que son efectivamente de tipo teocráticos.

Al final, es de recordar que la única constante en la historia es el cambio (para bien o para mal), el mismo abordaje de la homosexualidad a lo largo de la historia, explica maravillosamente este punto... glorificado y promovido en la Antigua Grecia (incluso las relaciones de tipo pederasta), a ser tolerado sin problema por la sociedad romana, luego a ser indiferente y material de burlas y chambres en la edad media (que de tratarlo abierta y descaradamente podía conllevar a castigo por parte de la autoridad civil y religiosa), luego a que los modales amanerados fueran considerados como un signo de refinamiento en la edad moderna, a ser un tabú dentro del tabú de la sexualidad en la época victoriana, a ser ahora un tema cada vez más aceptado, tolerado y promovido (les guste o no)... es lógico pensar que la tendencia empuja a que incluso en países tan conservadores como este, sea eventualmente legalizado... a menos que el tema de la reproducción vuelva a ser una necesidad urgente en la humanidad, y no un problema, como tenemos ahora.

Pd. Utilizo el término "diversidad sexual" en lugar de las siglas LGBTI, debido que ese es una expresión que se va extendiendo con el paso del tiempo, añadiendo más y más siglas... (entiendo que ahora viene siendo como LGBTTTIQ y no se que más), por lo tanto con la expresión "diversidad sexual" considero que abarco todas las categorizaciones que existen y las que han de venir.

No espero que piensen como yo, solo les pido que piensen.

Datos generales primera parte

Orientación sexual
El término orientación sexual se puede definir como: una atracción emocional, romántica, sexual o afectiva duradera hacia otros. Se distingue fácilmente de otros componentes de la sexualidad que incluyen sexo biológico, identidad sexual (el sentido psicológico de ser hombre o mujer) y el rol social del sexo (respeto de las normas culturales de conducta femenina y masculina). Es importante establecer desde este momento que cualquier orientación sexual se basa en las raíces del masculino o femenino. De lo masculino y femenino y sus características primarias se derivan cualquier otra orientación sexual, es decir que la bisexualidad por ejemplo, no se origina independiente y separadamente, responde a la raíz la orientación heterosexual.

Lo que determina que un individuo se defina con una orientación sexual responde básicamente a dos razones:
1. Biológico: El componente bilógico de la orientación sexual es una condición que se adquiere en el proceso biológico denominado monosexualización, proceso en que el feto adquiere mediante distintos procesos hormonales normalmente equilibrados y concordes a su naturaleza biológica las características propias de un sexo determinado. En este proceso en un ambiente regular y acorde a las características físicas (varón hembra), las hormonas se encargar de estableces las características sexuales al feto dependiendo de sus características de varón o hembra. Caracteristicas que se afirman con la correspondiente socialización, del entorno en dichos patrones relacionados a su biología genital.
Sin embargo en este proceso en un ambiente que predomina una anormalidad hormonal, dada por aspectos deficitarios o desequilibrados de diferentes componentes biológicos, la monosexualizacion determinan en el feto un cruce o desequilibro de las características sexuales respecto sus propias características genitales, provocando en el sujeto una confusión sexual, que al no tener un acompañamiento medico psicológico se convierte en el detonante para que se establezca una orientación sexual diferente a la heterosexual.
2. Socialización o adquirida: de las dos razones o causas esta es la que presenta mayor frecuencia, surge a temprana edad, la condición se establece desde los 0 años hasta aproximadamente la pubertad y responde a la condición del ambiente, a través de influencias en ocasiones sutiles y en otras expresas. Para citar algunos condicionamientos podemos ver los casos de las violaciones o abusos sexuales, en su mayoría y dependiendo de la edad, la violencia utilizada y demás características psicológicas tanto del egresos, la víctima y el proceso en que se realizó, genera un trauma, la falta de acompañamiento dan problemas de resolución de este, exponiendo al individuo a la confusión y generación de orientaciones sexuales diferentes a la heterosexualidad. Otro condicionamiento que podemos mencionar es el procesos de identidad de género, es decir cuando el niño entre 1 y 5 años busca identificarse con un género especifico, es decir que busca replicar conductas que vayan acordes a su genitalidad o características físicas, si el individuo es inducido consiente o inconscientemente a tomar características diferentes a su género físico biológico, este desarrollara desde temprana edad una orientación sexual diferente a la heterosexual. Existen una serie de condicionamientos expresados en variados y múltiples casos que podríamos citar, será para otra ocasión.
Es evidente que la orientación sexual corresponde a cada ser humano y que ninguna persona tiene el derecho para ejercer alguna crítica o juicio alguno, sin embargo, esto no limita el tratar de explicar dichas orientaciones y su origen en la persona. Me parece extremadamente irresponsable el apoyar o criticar dichas orientaciones, sin intentar aportar datos para explicarse el origen de estas, es posible que sea difícil y hasta imposible que algún individuo modifique su orientación sexual, pero, es de responsabilidad humana orientar a la sociedad o por lo menos a nuestro circulo de influencia sobre temas que pueden marcar a sus hijos para toda su vida, tomando en cuenta que, las orientaciones sexuales no son arbitrarias, condiciones al azar en la vida, sino que, responden a sucesos, acontecimientos y condicionamientos concretos, los cuales pueden evitarse y/o acompañarse. Es evidente que individuos que ya están condicionados con determinada orientación sexual, promoverán consciente o inconscientemente esta disque “libertad”, es por tal razón que se necesita aclarar estos temas.

Orígenes del matrimonio
El origen del matrimonio como institución, se remonta a la antigüedad de la humanidad, si hablamos del matrimonio civil, se origino básicamente estableciendo las formas de relación y unión entre un hombre y una mujer biológicamente hablando, asimismo, estableciendo responsabilidades y derechos sobre la prole e hijos provenientes de ambos conyuges con miras de establecer una familia, es inseparable a la familia la reproducción como fin del matrimonio.
Si partimos de este origen la legislación para unión civil de personas del mismo sexo, no encaja en dicha legislación, esto no sugiere una discriminación, ya que el fin del matrimonio es el formar una familia con el objeto de engendrar hijos y conservar la especie, aunque esto no este literalmente descrito en la teoría legal, es enteramente implícito desde sus orígenes.
Estimo que si el objetivo es crear una figura legal para resguardar los derechos de este grupo social, lo más recomendable es definir una legislación paralela de unión civil, esto facilitara cualquier variante y características específicas que sean necesaria legislar y regular. El hecho de generar una legislación paralela no da indicio de discriminación, es ovio que en el tema exclusivamente legal, las condiciones y características a legislar son totalmente distintas y la figura del matrimonio desde su raíz no está infusión de legislar u ordenar uniones de individuos de igual sexo.

Editor ODuran

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario